El béisbol en Estados Unidos conmemora hoy el debut de Jackie Robinson, el primer jugador negro en las Grandes Ligas. Foto AP/Archivo
Todos los jugadores de los equipos vestirán hoy el 42 de Robinson, número retirado que no usa nadie más durante el resto de la temporada.
Miami, EU.- El béisbol en Estados Unidos conmemora hoy el debut de Jackie Robinson, el primer jugador negro en las Grandes Ligas, aunque con la preocupación de la decreciente presencia de peloteros afroamericanos en el pasatiempo nacional.

El porcentaje de jugadores negros en las Grandes Ligas es del 7,8 por ciento (67 peloteros), según un análisis del diario "USA Today", el más bajo desde 1958. Según la liga (MLB), el porcentaje es de 8.3.

En 1981 se registró un récord con el 18.7 por ciento, según la Sociedad de Investigación del Béisbol (Society of Baseball Research).

Todos los jugadores de los equipos vestirán hoy el 42 de Robinson, número retirado que no usa nadie más durante el resto de la temporada.

El 15 de abril de 1947, Robinson, superando infinidad de amenazas, debutó con los Brooklyn Dodgers en las Grandes Ligas, uno de los grandes momentos de la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos.

Era una época en la que los negros tenían que ocupar la parte de atrás de los autobuses. El deporte, el pasatiempo nacional, vivía con gradas separadas y un universo paralelo con las llamadas "Negro Leagues".

El comisionado Bud Selig, que tiene en su despacho de Milwaukee la camiseta de Robinson, se rebela contra los números y por ello creó el año pasado un grupo de trabajo de 18 miembros para tratar de conocer las causas de que el último deporte segregado de Estados Unidos vuelva a ser un pasatiempo de blancos.

"Queremos saber si no estamos haciendo algo bien, por qué no y qué necesitamos hacer mejor", dijo el comisionado Selig al diario "The New York Times" (NYT) cuando creó el grupo de trabajo el año pasado.

Para Selig, que se retira a final de la actual temporada, el tema de integrar más a la comunidad afroamericana es prioritario.

El comisionado es muy amigo de Hank Aaron, el segundo jugador de la historia con más "home-runs". El 8 de abril de 1974, Aaron, que es negro y tiene actualmente 80 años, logró el "homer" número 715 de su carrera, lo que le situó por delante del mítico Babe Ruth. Se retiró con 755, superado el 7 de agosto de 2007 por Barry Bonds, quien llegó a 762.

Con motivo del 40 aniversario la pasada semana, Aaron recordó el racismo que sufrió en su época y reveló que aún guarda las cartas de odio y amenazas que recibió y que se repitieron hace pocos días por parte de fans racistas que criticaron el homenaje hecho por los Atlanta Braves.

"Han pasado muchas cosas, pero aún tenemos que llegar mucho más lejos", dijo Aaron al diario "USA Today". "La mayor diferencia es que entonces (los racistas) llevaban capucha. Ahora llevan corbata y camisa".

"Cuando yo jugaba, había muchos negros en las ligas. Ahora apenas hay. Estamos yendo hacia atrás", lamentó Aaron.

Sin embargo, los programas lanzados en las ciudades del interior del país arrojaron algunos resultados: 13 jugadores negros fueron seleccionados en la primera ronda del draft los dos últimos años.