Durante una visita del gobernador del estado de México al capitolio, Henry Cuéllar, el demócrata de más alto rango en el comité de seguridad interna, declaro que el próximo mandatario de México será Enrique Peña Nieto. Foto: Vanguardia/Especial
El Universal
Durante una visita del gobernador del estado de México al capitolio, Henry Cuéllar, el demócrata de más alto rango en el comité de seguridad interna, declaro que el próximo mandatario de México será Enrique Peña Nieto
Washington. El gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, eligió hoy el Capitolio para denunciar la "campaña negra" que se ha orquestado contra el PRI en Estados Unidos y en el extranjero con el fin de "desvirtuar la posición que tiene el PRI en la lucha contra el crimen organizado".

Peña Nieto, quien compareció al lado del congresista, Henry Cuéllar, se presentó a sí mismo como gobernador del Estado de México. Pero, el demócrata de más alto rango en el comité de seguridad interna, no dudó en presentarlo como el próximo Presidente de México, como la persona con la que el poder legislativo podría debatir el futuro de esquemas de cooperación como la Iniciativa Mérida:

"Yo no me meto en la política de México. Pero en mi opinión, y yo soy bueno en los pronósticos, el próximo presidente va a ser (Enrique Peña Nieto)" dijo Cuéllar apuntando al gobernador mexiquense.

"Y esperamos tener una buena relación", dijo sin tapujos Cuéllar, quien apenas el pasado miércoles se reunió con el presidente, Felipe Calderón, para hablar de la necesidad de elevar el listón de la cooperación entre ambos países para derrotar a los carteles de la droga.

En una rueda de prensa, celebrada poco después de su encuentro con un grupo de congresistas entre los que se incluyeron republicanos como Michael McCaul, Francisco Canceco, Connie Mack y demócratas como Elliot Engel, Joe Baca, Silvestre Reyes y el propio Cuéllar, el gobernador del Estado de México desgranó algunos puntos de su agenda en el Congreso:

"He venido para dejar muy clara la posición de mi partido. Hemos querido despejar cualquier duda ante ésta campaña negra que se ha lanzado en Estados Unidos y en el extranjero. Hemos reiterado que es insostenible que cualquier partido, no sólo el nuestro, pudiera tener como propuesta llegar a acuerdos con el crimen organizado", dijo el gobernador mexiquense en una clara alusión a la campaña lanzada por el propio presidente, Felipe Calderón, para advertir contra el posible retorno del PRI a Los Pinos.

"No podría señalar al responsable de ésta campaña. Pero alguien la ha sembrado porque lo que es muy claro es que, cuando hemos estado con congresistas, alguien ha sembrado esta duda, ésta sospecha (de los posibles pactos del PRI con los carteles de la droga)", dijo Peña Nieto.

 "Por eso no queremos desaprovechar la oportunidad de dejar muy en clara la posición del PRI. Somos un partido comprometido con la seguridad y la estabilidad de nuestro país. De ninguna manera hemos ofertado, como medida de solución, un acuerdo con el crimen organizado", enfatizó.

El gobernador mexiquense fue secundado por el demócrata Henry Cuéllar, quien reconoció que "como miembro del comité de seguridad interna", ha llegado a escuchar éstas versiones. Sin embargo, a pesar de ello, el demócrata por Texas no dudó en aceptar la palabra de Peña Nieto:

"Yo tengo fé en la palabra del gobernador. Y esperamos trabajar con él en el futuro, ensu posición nueva", enfatizó.

El gobernador del Estado de México, dio así cuenta de su encuentro con distintos congresistas, así como de su entrevista agendada con la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, para hablar del futuro del actual clima de la violencia y el futuro de la cooperación con México.

Peña Nieto, quien apenas ayer recibió el premio al buen vecino que le concedió la Cámara de Comercio México-Estados Unidos (USMCOC), insistió en que "se ha querido descalificar la actuación del PRI en el pasado, con sus aciertos o sus desaciertos" por sus supuestos pactos con el crimen organizado, o por su falta de resolución para combatirlos de la misma forma que lo ha hecho el gobierno de Felipe Calderón.

"Nunca hubo acuerdos con el crimen organizado", dijo Peña Nieto en un intento por contrarrestar la percepción que, desde su punto de vista, se ha querido sembrar en Estados Unidos en el contexto de la próximas elecciones presidenciales.