El Universal
En alianza con Banco Interacciones, el IMEP ofrece préstamos de entre 30 mil y un millón de pesos para pagar las escrituras de una casa. Revelan que unos 15 millones de inmuebles en México no están regularizados Presentan crédito para pago de escrituras
La falta de escrituración ocasiona, entre otros problemas, incertidumbre jurídica sobre la propiedad de los bienes inmuebles, disminuye su valor, limita la libre compraventa de los mismos, dificulta su transmisión hereditaria e incluso frena la recaudación de impuestos.

Así lo afirma Oscar Méndez Oceguera, presidente del Instituto Mexicano de Estudios Patrimoniales (IMEP) quien además advierte que de los 24 millones de inmuebles que existen en el país, 15 millones no cuentan con escrituras "lo que equivale a seis de cada diez inmuebles".

Y es que un contrato privado o cualquier otro documento no brinda seguridad jurídica sobre la pertenencia de propiedades. En cambio, la escritura brinda valor jurídico a un contrato, al tratarse de un documento firmado ante notario en el que se señalan derechos y obligaciones que se adquieren al recibir una casa o terreno.

Pues bien, para facilitar el pago de escrituras, el instituto que preside Méndez Oceguera firmó una alianza con el Banco Interacciones para ofrecer créditos que cubran ese gasto.

CARACTERISTICAS

Programa de Escrituración de Inmuebles

En palabras de Oscar Méndez Oceguera, el IMEP cuenta con el "Programa de Escrituración de Inmuebles, en el que se asesora al interesado para que logre recibir un crédito a 12, 24 y 36 meses a fin de que formalice la propiedad de su patrimonio".

El convenio suscrito con Grupo Interacciones, contempla el ofrecimiento de préstamos que cubran el pago de escrituración de inmuebles, los cuales van de 30 mil a un millón de pesos, aunque a decir del entrevistado "va hacia arriba sin límite, hasta arriba del millón, aunque este se otorgaría con un tratamiento especial".

Explica que el crédito "financia los gastos de escrituración, sean estos impuestos locales, derechos locales, impuestos federales y los honorarios del notario".

A pregunta expresa sobre el interés que se cobrará, el titular de IMEP responde que "no se trata de un interés fijo" ya que varía según la escritura. Con todo, revela que se trataría de "aproximadamente un 50% de los créditos comerciales que ofrece Interacciones". De hecho, el banco prevé tasas del 22 al 24%, así como tiempo de respuesta de entre tres y cinco días.

Para solicitar el producto la persona deberá contar con 21 hasta 65 años de edad, además de laborar en economía formal o informal y con mínimo un año de arraigo en domicilio y trabajo. Deberá solicitarse en las notarías participantes del programa ubicadas en las oficinas del gobierno municipal correspondiente al domicilio del solicitante.

Méndez Oceguera precisa que el crédito autorizado se concederá en una sola entrega y funcionará para inmuebles tanto habitacionales como comerciales, entre otros.

"El programa arrancó en el Estado de México hace diez días, y esta semana ya se tienen pláticas con los colegios de notarios del Distrito Federal, Hidalgo y Monterrey para empezar a extenderlo", agregó.

Al preguntarle sobre la posibilidad de trabajar con otros bancos además de Interacciones, el entrevistado menciona que "se han presentado cartas a todos los bancos, aunque Interacciones ha sido nuestro principal alianza porque ha entendido la visión, pero el Instituto está abierto a cualquiera banco y otras entidades financieras".

Irregulares, 15 millones de casas

Al recordar las últimas cifras del Censo de Vivienda 2005 del INEGI, el presidente de IMEP advierte que "de los 24 millones 809 mil inmuebles que existen en México, unos 15 millones son irregulares".

Se trata de "53 millones de habitantes que viven en inmuebles irregulares", por lo que "unas tres millones de viviendas podrían entrar en el Programa".

Por su parte -y en el marco de la presentación del crédito- Alejandro Gumler Vieyra, vicepresidente de Finanzas y Administración del IMEP, mencionó que "escriturar una propiedad contribuye al desarrollo social y a la economía nacional, pues ayuda a aumentar la recaudación de impuestos inmobiliarios, permite una mayor identificación entre los titulares de los inmuebles y las estadísticas catastrales".

Añadió que "los beneficios directos que obtienen las familias al escriturar su patrimonio, radican en que esta acción brinda una certeza jurídica sobre la propiedad del inmueble; incrementa su valor o plusvalía; permite una mayor movilidad habitacional; facilita la transmisión de bienes, en vida o tras un deceso; y permite que el bien inmueble se considere como garantía".

Asimismo, refirió que "nosotros hemos visto que el principal motivo por el cual las personas no regularizan las escrituras de sus bienes inmuebles, es por el gasto que ello implica, ya que escriturar una propiedad representa entre el 6 y 10% de su valor comercial".

Y aclaró que "de esta cantidad, la mayor parte corresponde a impuestos y derechos, el resto a honorarios del notario".