Notimex
Cd. de México.- Uno de los textos más emotivos y desgarradores del poeta argentino Juan Gelman, Carta a mi madre, publicado por Ediciones Monte Carmelo, será presentado en una nueva edición en la Sala Manuel M. Ponce, del Palacio de Bellas Artes, el próximo 25 de noviembre.
El autor, quien recupera las versiones tipográficas y manuscritas del poema, estará acompañado en su presentación por Marco Antonio Campos, Francisco Hernández y Francisco Magaña, personajes que se involucraron con el autor en esta nueva aventura.

Nacido en el barrio de Villa Crespo, ubicado al centro de Buenos Aires, Gelman se caracteriza en su poesía por hablar del arrabal tanguero y tocar otros temas como historia pasada y de padecimientos recientes, mezclando ternura con las vivencias personales, el dolor y los ruidos de la calle.

En "Carta a mi madre", escrito en 1984, se aprecia un diálogo del autor con su madre muerta para redimirse y encontrarse a sí mismo, y además se observa una desesperación por regresar a la Argentina, buscando un pasaporte falso que da como resultado estar al lado de su madre que agoniza.

Para Juan Gelman, este libro le trae recuerdos "lo que me invade es el sentimiento de la pérdida. En ese entonces, yo estaba en el exilio y no pude entrar a la Argentina para estar al lado de mi madre en sus últimos días".

Eso pasó en 1982, tiempo de la dictadura militar, "mi madre falleció el 7 de enero; mientras yo buscaba como desesperado un pasaporte falso para entrar", expuso.

Gelman admite que su función social es dar belleza a la existencia humana, teniendo un profundo compromiso con palabra poética.

No obstante, es reconocido como un símbolo de compromiso con la justicia, que rebasa el campo literario y da un ejemplo de dignidad para no perdonar ni tampoco odiar, sino para restaurar el tejido social destruido por la violencia ejercida desde el poder.

Juan Gelman, una de las voces más altas de la poesía latinoamericana, es un argentino proveniente de una familia de judíos, ucranianos y rusos que participó en su juventud en diversos grupos literarios, además de ocupar cargos como periodista.

A los 77 años, Gelman ha vivido amargas experiencias personales, como el recuerdo de su madre muerta, la dictadura militar y la muerte de su hijo, junto con la de su nuera que se encontraba embarazada.

"El tiempo que me tocó vivir en lo particular, sigue existiendo en lo general. Y cada vez peor, el dolor no se va, uno convive mejor con sus dolores", comentó acerca del tema de su libro.