El Universal
Con la crisis económica impactando a Estados Unidos, las guerras de Irak y Afganistán y un sinnúmero de presiones más, el cabello del Presidente de ese país se comienza a tornar grisaceo
No le tomó mucho tiempo. Con sólo 45 días en la presidencia de Estados Unidos, Barack Obama ya muestra los primeros indicios de canas en su cabellera.

Cual si fuera una maldición, esto le pasa a todos. Desde luego en el caso de Bill Clinton ya tenía la mitad de su cabeza llena de canas cuando llegó a la Casa Blanca, pero dos años después ya era totalmente gris. Con George Bush fue lo mismo, pues pasó de ser entrecano a totalmente canoso en un abrir y cerrar de ojos.

Pero en el caso de Obama, el cambió en el tono de su cabello ha empezado demasiado rápido, según publica el The New York Times en uno de sus artículos.

"Lo comencé a notar cuando se acercaba el fin de la campaña", afirma la escritora Deborah Willlis, coautora de "Obama: La histórica campaña en fotografías", que cuenta con un compendio de 5 mil fotografías de Barack del último año.

El tono grisáceo del cabello del presidente de EU es aún variado, y parece desvanecerse en la medida que se realiza un corte de pelo, lo que acostumbra hacer cada dos semanas.

Algunos blogueros debaten en la red que a sus 47 años, Obama tiñe su cabello en tonos grises para verse más elegante, aunque otros dicen que lo tiñe de negro para verse más joven. Ante ambos supuestos, su peluquero de cabecera, que sólo responde al nombre de Zariff, se siente ofendido, pues afirma que "su cabello es 100 por ciento natural. Él no lo teñiría".

Para un hombre que se enorgullece de proyectar un comportamiento sereno y libre de estrés, los cambios en su cabellera podrían ser los primero indicios de la presión física y psicológica que conlleva tener el trabajo de presidente de los Estados Unidos.

Pero Obama ya parece haberse dado cuenta de estos ligeros cambios desde hace tiempo. "He estado en campaña presidencial desde hace 19 meses. La gente se está dando cuenta que tengo más canas ahora que cuando inicié", dijo a sus simpatizantes en un acto proselitista en Virginia en agosto pasado.

Y es que con la crisis económica impactando al país, las guerras de Irak y Afganistán y un sinnúmero de presiones más, es normal que el mandatario se de cuenta de que su trabajo le comienza a cobrar algunas facturas.

Para el doctor Michael F. Roizen, cofundador del portal de internet RealAge en el que puedes saber en realidad cuan viejo es tu cuerpo de acuerdo a tus hábitos, los presidentes envejecen el equivalente a dos años por cada uno de los que están en la Casa Blanca.

La rápida aparición de mechones grises en la cabellera, considera, es sólo una señal de que el trabajo les está "pegando". Incluso, muchos presidentes, como Theodore Roosevelt y Woodrow Wilson, desarrollaron hipertensión, mientras que Clinton se tuvo que someter a una operación de corazón al dejar la Casa Blanca.

Y aunque la decisión de teñir o no el cabello es y será sólo de Barack Obama, algunas celebridades que han hecho anuncios televisivos de productos para eliminar esos tonos grises ya le han recomendado al mandatario que se apresure a "darle a las canas".