Guillermo Zuloaga<br>Foto: AP
El presidente del canal de noticias Globovisión, Guillermo Zuloaga, denunció el miércoles que enfrenta el riesgo de ser detenido próximamente por un caso de almacenamiento de unos vehículos, y responsabilizó al mandatario Hugo Chávez de haber ordenado su captura.
Zuloaga dijo en una conferencia de prensa que recibió una información de fuentes cercanas al gobierno que le indicaron que Chávez acordó su detención para tratar de amedrentar a la televisora que es fuerte crítica del mandatario. No hubo de inmediato una reacción en medios oficiales sobre las declaraciones del directivo. ``Nos hemos enterado que el presidente Chávez dio instrucciones de que me quiere preso bajo cualquier pretexto``, señaló Zuloaga, de 67 años, sin precisar la fuente que le aportó la información. Al ser preguntado sobre las motivaciones que estarían pesando para su posible arresto, Zuloaga dijo que se está tratando de ``callar a Globovisión`` porque hay ``temor a que siga informando``.

El directivo rechazó las imputaciones que le hizo la Fiscalía por los delitos de ``usura genérica y continuada`` y ``agavillamiento`` por el almacenamientos de vehículos en una de sus propiedades.

Descartó que vaya a huir del país para evitar su detención, o que Globovisión pueda cambiar su línea informativa. Las autoridades allanaron el pasado 21 de mayo una casa de Zuloaga en el este de la capital donde fueron encontrados 24 vehículos nuevos. El Ministerio Público consideró el hecho como un ``almacenamiento irregular`` y abrió un proceso al empresario. Asimismo, la Fiscalía inició en junio pasado otro proceso a Zuloaga para determinar si incurrió en un ``delito ambiental`` por tener en la vivienda allanada animales disecados. Alterno a los procesos contra Zuloaga, la estatal Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) abrió en menos de un año seis investigaciones contra Globovisión por presuntas violaciones a las normas que regulan el sector. La Fiscalía General también inició una investigación a la televisora por la ``incitando al desconocimiento de las leyes`` por difundir unos mensajes de texto enviados desde teléfonos celulares, en los que presuntamente se llamaba al golpe de estado y al magnicidio.

De determinarse que el canal incumplió la ley podría ser cerrado por 72 horas o perder la licencia de transmisión. Chávez ha mantenido en casi once años de mandato tirantes relaciones con algunos de los principales medios del país a los que ha acusado de difundir ``mentiras`` contra su gobierno y de conspirar.