Nueva York, EU.- El presidente iraní Mahmud Ahmadinejad criticó al gobierno estadounidense y al francés por hablar de guerra contra Irán, afirmando que hacen "propaganda", al tiempo que negó apoyar el terrorismo, este lunes en el marco de su primera visita a Estados Unidos.
"Pensamos que hablar de guerra es una herramienta de propaganda. ¿Por qué habría necesidad de una guerra?", preguntó, durante una video conferencia con el club nacional de la prensa de Washington.

El canciller francés Bernard Koucher declaró recientemente que Francia debe prepararse al "peor" de los escenarios en Irán, es decir "la guerra". El presidente George W. Bush viene haciendo declaraciones de tono similar desde hace tiempo, acusando a Irán de buscar dotarse de armas nucleares.

Ahmadinejad dijo este lunes que Irán tiene todo el derecho de buscar tecnología nuclear para fines civiles. "Somos un país que ama la paz", subrayó.

Irán trabaja junto a los inspectores de ONU especializados en lo nuclear, "y nuestras actividades son legales y con propósito pacífico", dijo.

El Consejo de Seguridad de ONU adoptó tres resoluciones contra Irán, dos de las cuales incluyen sanciones por su negativa a dejar de enriquecer uranio. Interrogado sobre Irak, Ahmadinejad negó que su país le esté dando armas a la resistencia chiita a la ocupación estadounidense. "El ejército estadounidense debería buscar en otro lado una respuesta a su fracaso en Irak", dijo, afirmando que Irán desea una frontera iraquí estable.

Poco después, en un tenso discurso en la Universidad de Columbia (Nueva York), Ahmadinejad reaccionó a la presentación que sobre el hizo el rector universitario Lee Bollinger que lo calificó de "cruel dictador".

Invitar a Ahmadinejad a hablar en uno de los principales centros de estudio de Estados Unidos "es consistente con la idea de que uno debe conocer a sus enemigos, de que debe enfrentar la mente del mal", le dijo Bollinger a los estudiantes.

Ahmadinejad reaccionó diciendo que las palabras de Bollinger eran "un insulto a la información y conocimientos de la audiencia". El mandatario iraní negó las acusaciones estadounidenses de buscar poseer la bomba atómica a través de su programa de enriquecimiento de uranio. "No creemos en las armas nucleares, van en contra de la humanidad", afirmó.

Irán es una "víctima" del terrorismo, y no un instigador, agregó, en un discurso en el cual también se hizo tiempo para decir que en su país no hay homosexuales. "No tenemos ese fenómeno", aseguró.

El presidente iraní -que ha llamado a destruir Israel y le ha restado importancia al Holocausto- dijo por otra parte que está abierto a encontrarse con sobrevivientes de la matanza de judíos realizada por los alemanes.

El controvertido mandatario iraní aseguró que le gustaría que se hiciese una investigación minuciosa sobre el holocausto, al que consideró como un justificativo que los israelíes esgrimen para maltratar a los palestinos.

"¿Por qué es que el pueblo palestino paga el precio por un hecho del que no tuvieron nada que ver?", se interrogó Ahmadinejad, sin llegar a responder con un "sí" o un "no" a la pregunta de sí Teherán pensaba atacar Israel.

A las afueras de la Universidad de Columbia, unos 100 manifestantes protestaron contra el presidente iraní, que se considera amigo al presidente venezolano Hugo Chávez.

Uno de los manifestantes, identificado como Mordechi Levy, de la Organización de Defensa de los Judíos, gritaba "Paren a Ahmadinejad, Hitler de Irán" y pedía que los estudiantes boicotearan a la universidad por haberlo invitado.