Universal
Ixtepec, Oax.- El sacerdote José Alejandro Solalinde Guerra, quien es director de la Casa del Migrante Hogar de la Misericordia, en Arriaga, Chiapas, señaló que el Gobierno de Felipe Calderón está presionado por el Gobierno de Estados Unidos, para que frene la migración.
Dijo que este 2008, el Gobierno Federal inició con operativos para detener a migrantes que viajan como polizontes a bordo del ferrocarril de carga que recorre de la fronteriza población de Arriaga, en el estado de Chiapas, a Ixtepec, en Oaxaca.

México, presionado por EU

"Hay una política de México que se ha visto como más presionada por Estados Unidos, pero también una aportación económica, y por lo mismo, Estados Unidos está esperando resultados", enfatizó el párroco.

El cura aseveró que el Gobierno estadounidense está presionando a México para que haga el "trabajo sucio" de impedir con operativos policiacos y militares que miles de migrantes procedentes del sur del continente, lleguen a la frontera del vecino país.

Imparable migración

"A pesar de la política migratoria, los amagos y lo abusos de las autoridades y particulares que dañan el paso de los migrantes en México, más allá de todo eso, hay una fuerza muy importante que sigue pasando. La pueden inhibir, dañar momentáneamente, pero no pueden detenerla, no hay poder humano ni en Estados Unidos ni en México ni en ninguna parte del mundo que pueda detener el flujo migratorio", advirtió el clérigo Solalinde Guerra.

Insistió en la preocupación que existe de la Iglesia Católica por las condiciones terribles de abusos que sufren los "sin papeles".