Madrid, España.- El autor mexicano Jesús Silva-Herzog advirtió hoy en Madrid que el intento de alcanzar una verdad única en política lleva al hombre a "infiernos terribles" como los conocidos durante el siglo XX.
El profesor mexicano, que se encuentra en Madrid para presentar su último libro "La idiotez de lo perfecto. Miradas a la política", aseguró en una entrevista con Efe que "el hecho de tratar de definir una sola teoría que excluya a las demás empobrece la concepción de la política, puesto que todas tienen algo que aportar, aunque sean desde diferentes puntos de vista".Silva-Herzog ha retratado a cinco pensadores ideológicamente opuestos en este libro que acaba de publicarse en España, en el que recuerda lo "insensato del dogmatismo" en política y la necesidad del "mestizaje del pensamiento" para afrontar el poder.Carl Schmitt, Michael Oakeshott, Norberto Bobbio, Isaiah Berlin y Octavio Paz componen este heterogéneo elenco de intelectuales, que forjados en diferentes circunstancias y disciplinas se enfrentaron a sus dudas y ofrecieron respuestas diferentes a las cuestiones que se planteó la política del siglo XX.Ante la frustración de estos cinco intelectuales por no encontrar la respuesta para el éxito de la política, y en referencia al título del libro, Silvia-Herzog aseguró que "no es estúpido tender a lo perfecto, es una pretensión que puede ser muy valiosa en muchos ámbitos, pero en materia política cuando tratamos de alcanzar esa perfección lo que producimos son infiernos terribles".A lo largo de la historia, fundamentalmente en la historia del siglo XX, estas grandes teorías, señaló, se convirtieron en "pesadillas abominables"."El hecho de pensar que ya se tiene una solución para todos los problemas y que se tiene un bosquejo perfecto de la sociedad justa, se convierte en cárceles espantosas", señaló.Desde la experiencia que nos da el conocimiento de los errores del pasado, Silva-Herzog considera que "hay que acercarse a la política con la perspectiva de la limitación de cada postura política".A su juicio, la historia ha demostrado que "la ortodoxia, el dogmatismo y la soberbia de las ideas son conceptos muy peligrosos".En este sentido, el profesor mexicano consideró que "el mestizaje del pensamiento y la heterodoxia son una vía mucho más rica para abrir los ojos frente al fenómeno del poder".La combinación de buena prosa, una vida emblemática y grandes preguntas fueron los elementos que hicieron a Herzog acercar al público estos cinco intelectuales ya que "cada uno tiene una historia digna de ser contada", sobre todo por su independencia dentro de la ideología que representan, destacó.Así por ejemplo, de la figura del pensador británico Mike Oakeshtott (1901-1991), un conservador que basa "su defensa del conservadurismo no desde el dogmatismo, ni desde la fe, sino desde el escepticismo. De hecho, él sostiene que es un conservador en lo político para ser liberal en todo lo demás".En contraposición está Isaiah Berlin (1908-1997), a quien describió como "un liberal atípico" que ve la libertad como algo doloroso, "que lleva al hombre a decidir entre distintos males y al final el hombre se decanta en política por el mal menor".Dentro del flanco de la izquierda contemporánea, Norberto Bobbio (1909-2004) "es un hombre muy crítico con las desigualdades y las decisiones imperantes, es un pesimista, y se distancia de la idea de la izquierda como el optimismo desbocado". Éste no considera que "simplemente hay que alcanzar el poder y repartirlo en la población para alcanzar la felicidad, sino que reivindica la Ley y el papel del Estado".Según Herzog, "cada una de estas perspectivas es valiosa, sugerente, a veces desconcertante y provocadora, pero sobre todo es valiosa en la medida de que no quiere decir que la visión contraria no tenga cosas que decir".