Universal
Se manifiestan los fanáticos al término del entrenamiento en CU, donde piden que la gente no compre en la reventa para evitar el gran negocio
Es otra mañana de atropellos, de lamentos y acusaciones. De pasar el día entre la lluvia y dormir en la calle con la esperanza de despertar feliz, boleto en mano.

Pero no. No hay más boletos. Ni siquiera para la porra que va y viene semana a semana.

"Es una vil grosería, porque nos dicen desde ayer en la noche que sí va a haber boletos. Nos quedamos a dormir con lluvia y todo, y ahora en la mañana nos dicen que no va a haber".

La queja es del Gonzo, quien dice ser miembro de la Rébel, y por eso se cubre medio rostro con la playera, cuando los fotógrafos lo rodean.

"No estamos jugando, no nos van a regalar boletos, los vamos a comprar, porque nuestro dinero vale y la pasión vale y cuenta", predica el porrista.

Lo acompañan Juan Carlos, alias El Chino, y Odiel.

"Prefieren (los directivos) a los revendedores que a nosotros, a la porra que siempre viene. Cada ocho ó 15 días, venimos, viajamos. Y es una injusticia eso. Los boletos están en mil 500 y mil 200", dice El Chino.

"No somos los únicos; la verdad, en todo México hay mucha afición, pero a nosotros, el club nos hace una grosería dándole los boletos a los revendedores, porque en la misma Universidad nos han dicho para que los vendan a mil 500", acusa El Gonzo.

Los jóvenes expresan, convencidos, que efectivamente el club repartió las entradas a la reventa. "Nos lo han dicho los mismos trabajadores de la Universidad", reitera El Chino.

"Ticketmaster vendió 20 mil boletos; ¿dónde están los demás? Los tienen los revendedores. Los de 140 los dan a mil 500, es mala onda de parte del club", comentan. "Somos la banda".

Por eso, entre los tres promueven "no apoyar a la reventa para que se le queden los boletos al pin... club y se hagan bolas con ellos".

En el estadio Olímpico ya no hay desmanes, porque la vigilancia es tal, que un grupo de policías rodea el inmueble, mientras personal de protección civil de la UNAM reparte volantes con la leyenda: "No compres boletos en la reventa, combátela"; "apoya a tu equipo, no a la reventa".

Ahí, sin embargo, los revendedores se las ingenian con alertas en celulares para evitar decomisos.

"Mañana (hoy) en la puerta 2 vamos a estar desde temprano. Habrá mucha gente y podremos trabajar", asegura uno de ellos, identificable por su larga barba y prominente barriga.

"A (Víctor) Mahbub (presidente del patronato) lo vimos pasar, pero sólo se ríe de nosotros", rematan.