Por Krishna Guha en Washington y Michael Mackenzie en Nueva York / El Universal
Nueva York.-- El riesgo de una colisión entre la Reserva Federal (Fed) y los mercados se incrementó el viernes pasado, luego de que el gobernador de la Fed, Randall Kroszner, dejara en claro que el banco central de Estados Unidos no tiene planeado recortar las tasas de interés en su próxima reunión sobre políticas, pero fue ampliamente ignorado por inversionistas.
Kroszner comentó: "Los riesgos a la baja para el crecimiento ahora parecen estar ligeramente equilibrados por los riegos a la alza para la inflación", y añadió que la información generada a partir de la reunión de la Fed en octubre "no cambió mi opinión en este sentido".

Sin embargo, el mercado de futuros de fondos federales prácticamente no registró movimiento, y continuó fijando sus precios en una probabilidad de 70% a 80% de que la Fed recorte las tasas en diciembre, mientras que el rendimiento de los bonos de la tesorería a dos años disminuyó. Este estancamiento surgió al tiempo que Hank Paulson, secretario del Tesoro estadounidense, reafirmó su apoyo cada vez más franco hacia una "sólida política en materia del dólar" en una aparente apuesta para demostrarle a inversionistas globales que Estados Unidos está al tanto del destino de su divisa.

El secretario del Tesoro dijo a reporteros en Sudáfrica que apoya "firmemente" un dólar fuerte y que considera que "las fuerzas inherentes de la economía estadounidense se reflejarán en los mercados de divisas".

El dólar, que mostró algunas señales tentativas de estabilización la semana pasada, se acercó al yen en las operaciones de la mañana del viernes, pero cayó ante el euro y la libra esterlina. Kroszner dijo que a corto plazo "la economía probablemente pasará por un periodo difícil", con descensos en los precios de las viviendas, en la construcción de las mismas y un tibio gasto del consumidor. Y no descartó un recorte futuro a las tasas.

Al respecto, comentó: "Pensando a futuro, la orientación actual de la política monetaria debería ayudarle a la economía a superar el periodo difícil durante el próximo año, con el crecimiento regresando entonces a su ritmo sostenible a largo plazo".

Formalmente, Kroszner habla sólo por él mismo. No obstante, sus posturas son ampliamente compartidas por otros altos funcionarios de la Fed, quienes han emitido comentarios similares en los últimos días con el mismo efecto nulo sobre el mercado.

Un gerente de un fondo de cobertura comentó: "Debería preocuparles que, sin importar qué tanto insistan en que no planean recortar las tasas, los precios en el mercado se mueven escasamente". Vincent Reinhart, asociado en el Instituto de Empresas Estadounidenses y anterior economista en jefe en la Fed, dijo que el Banco Central estaba evidenciando su postura sobre "el equilibrio de los riesgos y su renuencia a relajar las tasas".

Andrew Balls, estratega del Banco Central en Pimco, dijo que los participantes del mercado parecen estar más centrados que las autoridades de la Fed en las dificultades de financiamiento y en los problemas de los estados de cuenta en el sector financiero, los cuales podrían generar condiciones de crédito más restringidas para la economía del país en general.