Elecciones 2010 en Puebla. Foto: Archivo/ Vanguardia
El Universal
El dirigente estatal del PRI, Alejandro Armenta Mier, recalcó que el tricolor se ha caracterizado a lo largo de su historia como un partido respetuoso de las instituciones
PUEBLA, Puebla.- El dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alejandro Armenta Mier, admitió la derrota de sus candidatos en la elección del 4 de julio, aunque reveló que el instituto aún valora una posible impugnación.

"Tendremos respeto a la voluntad política, como partido político tenemos el derecho jurídico de impugnar, estamos valorando con la información que tenemos de nuestros representantes en los distritos y municipios para defender los votos que los ciudadanos nos otorgaron con su confianza y en ese sentido nuestra actitud es de mantenernos con toda seriedad y madurez política", argumentó.

Recalcó que el tricolor se ha caracterizado a lo largo de su historia como un partido respetuoso de las instituciones, por ello no previó un escenario adverso.

En un discurso ambiguo, Armenta por un lado reconoció la desventaja de sus candidatos frente a los de la coalición opositora Compromiso por Puebla, pero por otro abrió la puerta a la impugnación.

Agradeció el esfuerzo de sus postulados, lo mismo de aspirantes a alcaldías, legislaturas locales y, por supuesto, a quien peleó por el Poder Ejecutivo, Javier López Zavala.

Adelantó que desde los espacios que logre el Revolucionario Institucional, así como eje político al ser una de las fuerzas con mayor arraigo, continuarán trabajando por Puebla.

"Nosotros somos el partido que respeta a las instituciones de México y a las instituciones jurídicas (.) Somos el partido de la legalidad, también respetaremos la voluntad ciudadana", insistió.