El primer personaje Lego fue un policía de plástico que apareció en agosto de 1978 y desde entonces ha aparecido en 104 "kits" de la compañía, que ha obtenido unos ingresos de más de cuatro mil millones de dólares gracias a esta pequeña creación.
Los Angeles, EU.- Ya no son tan amarillos como les recordamos pero ahora que acaban de cumplir 30 años, las pequeñas figuras humanas de Lego se amoldan a los nuevos tiempos y fijan su mirada en los personajes sacados de la fábrica de Hollywood.

Si bien en enero el fabricante danés celebró el medio siglo de existencia de sus populares bloques de plástico interconectables, ahora cumplen años sus figuras humanas con brazos articulados, todo un referente en el mundo de los juguetes que ha ido evolucionando con el paso de los años.

"Puedes observar dónde comenzamos y cuán elementales eran los primeros ejemplares", dijo al rotativo The Morning Sun Debra Smith, coordinadora de comunicación para la mercadotecnia de Lego en Pittsburgh (Pensilvania).

El primer personaje Lego fue un policía de plástico que apareció en agosto de 1978 y desde entonces ha aparecido en 104 "kits" de la compañía, que ha obtenido unos ingresos de más de cuatro mil millones de dólares gracias a esta pequeña creación.

Ese número se traduce en que cada segundo se venden 3,9 figuras en el mundo, es decir, unas 122 millones al año.

La premisa inicial de la empresa fue que las figuras debían ser amarillas, que su expresión facial debía ser "alegre y neutral", y que no respondieran a ningún tipo de raza, sexo o profesión, algo que cambió con la llegada al mercado en 1980 del Lego pirata.

"Ahora están muy elaborados y detallados, como los de Bob Esponja, La Guerra de las Galaxias o Batman", agregó Smith. "Hoy son más un icono social que una pieza o un componente".

A partir de 1998 los muñecos fueron adquiriendo un tono de piel más realista y desde 2004 todos se comenzaron a fabricar con una coloración natural.

Tanto se ha adaptado la marca a los nuevos tiempos que hasta su figura humana posee un blog en Internet: http://www.gominimango.com, creado en conmemoración de su trigésimo aniversario, en donde los más aficionados pueden comprar camisetas para sus muñecos.

La fiebre por estos seres se extiende incluso al mundo de la animación y gracias a portales de vídeos como youtube.com se puede apreciar cómo los "fans" recrean su película o sus temas musicales favoritos usando estos juguetes.

Sin embargo, todo esto tiene su origen en la figura de Ole Kirk Kristiansen, un carpintero de Billund, en el centro de Jutlandia, que se pasó a la juguetería inspirado por las versiones en miniatura que empezó a hacer de sus muebles a finales de la década de 1920 para ahorrar costos.

El desarrollo de la marca, hoy día la quinta juguetera mundial, y el uso de licencias han permitido a Lego incluir, tanto en su repertorio como en videojuegos autorizados, las figuras de franquicias tan exitosas como Indiana Jones, Spider-Man, los Simpson o Harry Potter.

Pero ante todo, tal y como se asegura desde la propia compañía, los Lego mantienen intacta su vocación educativa, visible en "kits" como el "World People", que incluye figuras de varias nacionalidades, o el "Community Workers", con una amplia variedad de profesiones.

"Entre la comunidad de pequeños aprendices, estos artículos son muy populares", dijo Smith. "De esta forma los niños pueden interactuar con los países representados o reconocer esas profesiones antes de llegar a la guardería".

La educación y el ocio para los más pequeños del hogar son objetivos fundamentales de la entidad, defiende Smith, pero la gran variedad en la gama hace que también se hayan convertido en objeto de deseo de coleccionistas.

"A la gente le encantan estas figuras. Los padres de hoy día son los primeros que crecieron con ellas y la gente nos pregunta en las convenciones por las últimas novedades, tanto si se trata de un astronauta como si es un Yoda", concluyó Smith.