El Universal
El riesgo de un ajuste desordenado de los desequilibrios económicos globales se incrementó después de la crisis en los mercados de crédito, advirtió ayer el director gerente del Fondo Monetario Internacional, Rodrigo Rato.
"No hay duda de que si los riesgos financieros se han incrementado y el precio del riesgo también se ha incrementado, el financiamiento de los desequilibrios globales podría, y subrayo, podría, constreñirse", indicó Rato a los reporteros en la víspera de la reunión anual del FMI este fin de semana.

Rato, jefe saliente del FMI, sostuvo que la mayor vulnerabilidad se debía más a las condiciones financieras que a la evolución subyacente de los desequilibrios, que, dijo, "no han empeorado".

El director gerente del FMI indicó que Estados Unidos estaba reduciendo su déficit externo, pero "no en la medida que nos gustaría ver".

Añadió que el aumento de la inversión en los países productores de petróleo era útil, aunque sobre China indicó que "vemos que aún no se ha registrado el reequilibrio de la demanda".

Asimismo, advirtió que el crecimiento en Europa y Japón, que el año pasado se incrementó en relación con el de Estados Unidos, ayudando a estabilizar el gigante déficit en cuenta corriente estadounidense, probablemente se reducirá debido a los graves problemas crediticios.

Rato indicó que las grandes economías del mundo necesitaban intensificar sus estrategias para reducir su vulnerabilidad a un ajuste desordenado de los desequilibrios, el cual podría conducir, por ejemplo, a una drástica caída del dólar.

Esta caída estaría acompañada por una elevación de los premios de riesgo y las tasas de interés sobre activos estadounidenses. instó a estos países a implementar la agenda delineada por el Fondo Monetario Internacional en las consultas multilaterales sobre desequilibrios globales, que destaca la necesidad de un mayor ahorro público y privado en EU, así como reformas estructurales en la eurozona y Japón y mayor flexibilidad cambiaria en China y otros grandes mercados emergentes.

Rato señaló que el impacto del declive del dólar sobre el déficit en cuenta corriente de Estados Unidos sería limitado.

Agregó que aunque el fondo pronosticaba una reducción del déficit para el próximo año, ésta no sería de grandes dimensiones.

En un aparente giro de 180 grados, el director gerente del FMI se retractó de las declaraciones que hizo recientemente al Financial Times de que el dólar estaba ahora subvaluado.

Rato señaló que la posición oficial del FMI, basada en análisis hechos por personal de la institución sobre tasas cambiarias de equilibrio a mediano plazo, era que el dólar estaba subvaluado, pero que aún veía espacio para una mayor depreciación a mediano plazo.

Explicó que los mismos análisis sugerían que el euro estaba muy cerca de su tasa de equilibrio.

De esta forma, Rato respaldó en buena medida la posición estadounidense de que los valores del dólar, el euro y el yen estaban correctamente determinados en los mercados globales.