El central mexicano Rafael Márquez, del Barcelona, afirmó que los problemas de su vida provada afectaron decisivamente a su rendimiento en la pasada temporada, aunque aseguró que ya se encuentra en plenas facultades para rendir.
Barcelona, España.- "Tuve un mal inicio (en la pasada campaña), una mala preparación, no hice una buena pretemporada... Y no estaba bien físicamente ni mentalmente. No estaba pensando en lo que tenía que pensar, no estaba centrado", aseguró en una entrevista publicada hoy en "Marca".

Márquez se refirió a su vida privada como causante de todos los problemas. "Estuve demasiado pendiente de lo que otros pensaban o podían decir, otros que no conozco y que ni siquiera debería importarme lo que digan. He aprendido también y estoy más tranquilo", afirmó.

El futbolista mexicano ve al Barcelona capaz de repetir antiguos éxitos después del fracaso de la última temporada. "Hemos aprendido la lección y sabemos cuáles son los errores. Ahora no escatimamos esfuerzos y pelearemos hasta el final. Lo importante cuando caes es darte cuenta de por qué estás en el suelo y volver a tomar fuerzas.

En eso estamos", declaró.

Márquez también desmintió los rumores que hablan de salidas nocturnas e indisciplinas dentro del vestuario azulgrana, comentarios que también afectaron al mexicano en los últimos meses.

"Lo único que quiero decir es que en el vestuario somos muy conscientes de lo que hemos hecho mal, que somos profesionales. Al final, siempre es lo mismo, si ganamos, si rendimos en el campo, a nadie le importará nada más", destacó.