El Universal
El incidente se suscitó en las instalaciones de un bar-rodeo denominado Corral Western Club, en el municipio metropolitano de Guadalupe, que dejó como saldo tres personas lesionadas, una de gravedad
Monterrey, NL.- La Procuraduría General de Justicia (PGJ) en Nuevo León investiga la detonación de una granada de fragmentación en las afueras de un bar del municipio metropolitano de Guadalupe, que dejó como saldo tres personas lesionadas, una de ellas de gravedad.

El secretario de seguridad pública en la entidad, Aldo Fasci Zuazua, comentó que el incidente se suscitó en las instalaciones de un bar-rodeo denominado Corral Western Club, ubicado sobre la avenida Adolfo Ruiz Cortines, en la Colonia Villas de San Miguel.

Detalló que de acuerdo a la información que han podido recabar los peritos investigadores entre 3:00 y 5:00 de la mañana, sujetos no identificados arrojaron un objeto explosivo en contra de un taxi y tres personas que lo tripulaban.

"En definitiva estamos hablando de un ataque a personas específicas, no estamos, se descarta en absoluto una situación de terrorismo".

Después de la detonación, los presuntos responsables se dieron a la huida, sin que al momento puedan ser identificados.

Abundó que derivado de la explosión hay tres lesionados, quienes fueron identificados como Humberto Arellano Castro, de 30 años y Noé Pérez Torres, de 26; además de un hombre, quien no fue identificado, de entre 30 a 35 años y quien resultó con graves quemaduras y heridas que ponen en peligro su vida.

Aunque el local fue desalojado en cuestión de minutos mientras personal de la Agencia Estatal de Investigaciones llegaba al lugar para verificar lo sucedido, Fasci Zuazua descartó que se trate de un atentado terrorista.

"En definitiva fue un ataque a personas, queda descartado en absoluto que sea un acto terrorista".

Después del atentado la manzana completa fue cerrada por elementos del Ejército Mexicano y de la secretaría de Seguridad Publica nuevoleonesa.

Los peritos investigadores recolectaron las pruebas (incluido el taxi) y las trasladaron hasta las instalaciones de la Policía Ministerial con la finalidad de determinar el tipo de explosivo que se utilizó y en tal caso rastrear su procedencia.

Versiones periodísticas, no descartadas por el secretario de seguridad Aldo Fasci, aseguran que el chofer del taxi, presuntamente, era un integrante del Cartel del Golfo de los denominados `estacas'.

"No podría yo decirle (o negar) en este momento si están ligadas a la delincuencia organizada, por lo menos alguno, o haya alguna confusión, no podría adelantar eso todavía", concluyó.