Bogotá, Colombia.- El profesor Gustavo Moncayo que cruzó a píe media Colombia clamando por la libertad de su hijo, un policía secuestrado hace casi una década, llevará su lucha a Europa en donde planea reunirse con el Papa, caminar por la Normandía francesa con algunos alcaldes y posiblemente visite también España y Suiza.
Moncayo informó a la AP que fue invitado por una comisión y partidos del Parlamento Europeo para este periplo al que irá acompañado de su hija Yuri Tatiana.

París será la primer parada del educador que vive desde el dos de agosto en la plaza de Bolívar, de Bogotá, para presionar al gobierno a que ceda a transar con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) la liberación de cerca de medio centenar de rehenes, entre los que está su hijo, Pablo Emilio.

"El motivo de mi viaje es hablar y pedir ayuda sobre el acuerdo humanitario, ese es mi primer objetivo desde que inicie las marchas, toda ayuda que nos presenten los países amigos, sean vecinos, en Sudamérica, o Europa esta ayuda es bienvenida'', declaró Moncayo.

De París planea viajar a Bruselas para asistir al Parlamento Europeo en donde espera pronunciar un discurso, luego irá a la región de Normandía a fin de tomar parte en una caminata con varios alcaldes y tendrá eventos en otras ciudades de Francia.

Dijo que el 9 de octubre espera llegar a Italia, para una reunión con el primer ministro Romano Prodi y una cita con el papa Benedicto XVI ``que sería entre el 18 y 19 de octubre'', agregó.

Moncayo acudió esta semana a las exequias de varios de los 11 ex diputados que murieron cautivos de las FARC e, igual que su hijo, eran parte del grupo de rehenes que esa organización guerrillera aspira a canjear por cientos de guerrilleros presos.

Otro 45 rehenes, como la colombo-francesa ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, tres estadounidenses, políticos, militares y policías, siguen en poder de esa guerrilla.

Sin embargo, el canje que exigen las FARC implica condiciones como el despeje de militares de una zona del suroeste colombiano que el presidente Alvaro Uribe no está disputado a otorgar, alegando que la última vez que el gobierno aceptó una situación así para entablar diálogos de paz, la guerrilla aprovechó para fortalecerse y traficar drogas.

El presidente francés Nicolás Sarkozy sigue con atención el caso de los rehenes, pues en Francia --igual que en otros países europeos-- la liberación de Betancourt ha sido una causa de amplia popularidad.

El hijo de Moncayo fue secuestrado en 1997 cuando tenía 19 años y las FARC atacaron el puesto de comunicaciones del ejército en una cima montañosa del suroeste del país.