Washington.- El secretario de Defensa, Robert Gates, prohibió la publicación de 44 fotografías de detenidos extranjeros en el momento en que sufrían abusos de guardias estadounidenses, con el argumento de que su difusión pondría en peligro a los soldados de su país.

El gobierno del presidente Barack Obama presentó un escrito ante la Corte Suprema, el viernes por la noche, en el que le informa que Gates invocaba poderes recientemente autorizados para frenar la publicación de las fotos.
Washington.- El secretario de Defensa, Robert Gates, prohibió la publicación de 44 fotografías de detenidos extranjeros en el momento en que sufrían abusos de guardias estadounidenses, con el argumento de que su difusión pondría en peligro a los soldados de su país.

El gobierno del presidente Barack Obama presentó un escrito ante la Corte Suprema, el viernes por la noche, en el que le informa que Gates invocaba poderes recientemente autorizados para frenar la publicación de las fotos.

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU en inglés) había presentado una demanda para exigir la difusión de 21 fotografías a color que muestran a prisioneros en Irak y Afganistán en momentos en que guardias estadounidenses abusaban de ellos. Las cortes federales no aceptaron los argumentos del gobierno cuando éste pidió evitar que se publicaran, por lo que el Congreso le dio a Gates nuevos poderes bajo una ley que Obama promulgó el mes pasado.

La orden de Gates cubre las 21 fotos que buscaba la ACLU y otras 23.

``La difusión pública de estas fotografías pondría en peligro a ciudadanos de los Estados Unidos, miembros de las fuerzas armadas de Estados Unidos o empleados del gobierno de Estados Unidos en comisión en el extranjero``, dijo Gates en la orden que impide la divulgación de las imágenes.

Jameel Jaffer, director del Proyecto de Seguridad Nacional de la ACLU, dijo que el grupo seguirá luchando por conseguir la difusión de las fotos y afirmó que la orden de Gates era demasiado amplia. ``Creemos que las fotos son una parte importante del registro histórico``, dijo. ``Son clave para el actual debate nacional sobre la necesidad de rendir cuentas por la tortura. Sienta un mal precedente que el gobierno suprima información relacionada con la mala conducta del gobierno``.

Obama había señalado primero que no se opondría a la divulgación de las fotografías, pero cambio de posición en mayo. Dijo que estaba convencido que publicarlas podría incitar más violencia en Afganistán e Irak y poner en peligro a los soldados destacados allí.

Las imágenes fueron tomadas por militares en esos países y muestran a ``soldados apuntando pistolas y rifles a la cabeza de detenidos esposados y encapuchados``, dijo la representante legal del Poder Ejecutivo, Elena Kagan, en una apelación ante la Corte Suprema.

En una de las imágenes, dijo, ``un soldado sostiene una escoba como si estuviera `metiendo la punta en el recto de un detenido atado```. Las fotos llevaron a dos investigaciones que terminaron con condenas criminales, agregó.