México, D.F. .- La Procuraduría Federal del Consumidor de México (Profeco) prohibió la comercialización de tres marcas nacionales de aceite de oliva por "ostentarse como aceite de oliva sin serlo" y sancionó a una española por "entregar un contenido inferior al señalado en su etiqueta".
Los "pseudos" aceites mexicanos cuya composición de ácidos grasos incumplen con las normas del país sobre aceite de oliva son "El Olivo", "San Lucas Gourmet" y "La Gitana".

Hasta que estos productos no se ajusten a las normas mexicanas de alimentos sobre aceite de oliva "no podrán salir de las bodegas o ser exhibidos en anaqueles para su venta, acto con el cual se protege el bienestar y economía de la población que consume el alimento", puntualizó la Profeco en un comunicado.

En tanto, el aceite de oliva extra virgen marca "Maxima Premium" de 200 mililitros, de origen español, incumplió "con el contenido neto anunciado en su etiquetado", destacó la dependencia.

Las empresas se enfrentan a sanciones económicas que oscilan entre 1.051 y 736.000 pesos mexicanos (entre 99 y 69.430 dólares), dependiendo de "la afectación causada, la intencionalidad del acto y las condiciones económicas del infractor", explicó la Profeco.

El organismo de protección a los consumidores recordó que el consumo de aceite de oliva "reporta importantes beneficios para la salud, sobre todo en la prevención de enfermedades cardiovasculares" y es "una de las grasas más saludables y recomendadas por expertos en salud".

Por esta razón "un producto que incumpla con sus características es un engaño para el consumidor", aseveró la Profeco.

La institución realizó una investigación de los aceites de oliva después de recibir una denuncia ciudadana, durante la cual verificó más de 56.000 unidades de aceite, de 20 marcas y en 35 presentaciones que se encuentran en el mercado mexicano.

Además, la Profeco señaló que "inmovilizó" 1.785 envases de las marcas Carbonell (España), Peninsular (origen desconocido), Borges (España), Corsur (desconocido), La Española (España) y La Gitana (México) "por incumplir en la información comercial en el etiquetado", lo que constituye una infracción "menor", que sin embargo "amerita una sanción", destaca la nota.

España detenta una participación del 96,5 por ciento en el mercado de aceite de oliva mexicano, según la oficina comercial de la embajada española en este país latinoamericano.

Según cifras del Consejo Oleícola Internacional (COI), México consume 11.000 toneladas de aceite de oliva al año e importó en 2006 unas 10.000 toneladas.

Estos mismos datos indican que México produjo en 2006 2.000 toneladas de aceite, quinientas menos que las que fabricó cada año entre 2002 y 2005.