Notimex
Los Angeles, California.- Elia Magallanes, una mexicana residente de la fronteriza Tijuana, lleva dos años sin intentar ingresar a Estados Unidos, luego de que autoridades migratorias le prohibieron entrar a este país durante 99 años.
'Ya llevo dos, nada más me faltan 97', dice resignada la joven tijuanense, quien solía cruzar la frontera haciéndose pasar por ciudadana estadunidense, publicó este día un despacho del diario La Opinión.

Ese fue su castigo por mentir al hacerse pasar como ciudadana de Estados Unidos.

'U.S. Citizen', les decía con un perfecto inglés a los agentes de inmigración cuando cruzaba por la garita de San Ysidro. Su piel blanca, ojos y cabello claros le daban más credibilidad a sus palabras ante los incautos 'migras'.

Pero después del fatídico 11 de septiembre de 2001 las cosas en la frontera cambiaron. Elia continuó cruzando de aquella forma que para muchos residentes de Tijuana era muy común, sólo con decir: 'Llu es sítisen'.

Hasta que un día la mala suerte le dio un pellizco y la atraparon cruzando la línea. En ese entonces Elia tenía 16 años y la deportaron, pero antes la 'ficharon'.

El representante del consulado mexicano le dijo que no se preocupara, que como era menor de edad sus antecedentes quedarían borrados.

Cuatro años después de su infortunio, ya con un buen trabajo y la mayoría de edad, Elia decidió tramitar su visa en el Consulado de Estados Unidos en Tijuana.

'Mi entrevista fue el 12 de agosto de 2005', recuerda muy bien la muchacha. 'Ellos me aprobaron mi visa, pero yo en mi aplicación omití haber intentado cruzar a Estados Unidos'.

Se refería al antecedente aquél en el que fue fichada y que por comentario del funcionario diplomático pensó que ya no existía.

'Me imagino que la `migra' que me tocó ya sabía desde un principio que yo tenía mal récord ... a los cuatro días de que había pasado mi entrevista me volvieron a llamar del consulado de Estados Unidos en Tijuana para que presentara mis papeles a otra segunda entrevista.

Ahí fue cuando me dijo que por qué había mentido, que yo tenía un récord en su sistema y que por no haber dicho la verdad me iban a castigar 99 años, le expliqué a morir que yo era menor de edad, que no lo iba a volver a hacer, y claro, no funcionó", explicó.

'Todo porque mentí en mi aplicación, quizá si hubiera dicho la verdad me hubieran dado menos, pero pues ni modo, sólo espero que mi historia sirva para que la gente no tenga el mismo problema que yo, porque no ayuda en nada mentir, al final sale más caro el remedio que la enfermedad', agregó.

Esa práctica de intentar cruzar haciéndose pasar como ciudadano estadunidense es todavía común.

Datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), revelan que tan sólo por la garita de San Ysidro a diario un promedio de 27 personas son detenidas intentando cruzar como estadunidenses.

En el año fiscal de 2006 fueron nueve mil 906 los que declararon falsamente ser ciudadanos estadunidenses.

Leticia Alvarez es una más de la estadística. También la sancionaron con una prohibición de 99 años, sólo que a ella la penalizaron por presentar documentos falsosa la hora de tramitar su visa.

'Son muy frecuentes estos casos, hay de todo', comentó Angélica de Cima, portavoz de la CBP en San Ysidro. 'Los castigos', indicó De Cima, 'pueden ser de 5, 10 ó 20 años, hasta de por vida y sin ningún beneficio'.

Las estadísticas del año fiscal 2006 del CBP, indican que cerca de 82 personas en promedio diario son detenidas, portando documentos falsos, sólo por la garita de San Ysidro. En general, por esta entrada, son 185 las violaciones de inmigración que se registran al día.