Foto: Archivo
Excélsior
El 29 de abril los teléfonos no entrarán a la Abadía de Westminster ni se permitirá abrazar a la reina Isabel II en la llamada "boda del siglo"
CIUDAD DE MÉXICO.- La boda real del príncipe Guillermo con su prometida Kate Middleton contará con un estricto protocolo y reglas a seguir que próximamente serán enviadas a los invitados, algunas son puntualidad, vestir acorde, pocos abrazos a sus majestades, ningún teléfono móvil y mucho menos twittear durante la ceremonia.

La mañana del 29 de abril en la Abadía de Westminster reunirá a miembros de la realeza, personal militar, diplomáticos, familia y amigos de la pareja para la ya llamada "boda del siglo".

A la cita se deberá llegar 20 o 25 minutos antes de la hora prevista, pero al tratarse de una boda real este margen exige que sea mayor.

 

Omitan los abrazos a la reina

Otra regla que jamás se podrá incumplir será tocar o abrazar a la reina Isabel II, ya que por la tradición los saludos con la realeza no se hacen físicamente.

Para asistir a la boda de los futuros reyes de Inglaterra las mujeres están obligadas a lucir vestidos, estos pueden ser de cualquier color, menos el blanco -color exclusivo de la novia-. Además deberán llevar tocado o sombrero.

Mientras que los caballeros deberán elegir entre traje de chaqueta, chaqué o frac, pero sin excepción todos deben portar sombrero de copa.

 

Nada de teléfonos en Westminster

Los teléfonos móviles no podrán entrar a la Abadía de Westminster para evitar que los asistentes actualicen sus estados en Facebook o Twitter contando detalles del enlace.

Las normas no se acabarán tras la ceremonia, los 600 invitados que posteriormente disfruten de la recepción en el Palacio de Buckingham deberán seguir manteniendo su compostura y evitar embriagarse ante la familia real.