Notimex
Cd. Victoria.- Al anunciar el proyecto de la Red Hospitalaria en el país, que será la más grande en América Latina, el presidente Felipe Calderón aseguró que sí se puede trabajar unidos para reducir la desigualdad en el país y dejó claro que, por su parte, lo hará con todos sin excepción.
"Creánme que estoy decidido a trabajar con todos sin importar diferencias de religión, región o partido político; estoy dispuesto a trabajar y para ello pido también que haya de todos los ciudadanos el compromiso de poner cada quien de su parte para transformar al país".

Dijo que ello es necesario para hacer de México un país distinto y mejor. "Creo firmemente que igualando las oportunidades de salud, educación y servicios básicos, así como las oportunidades para vivir en paz una vida tranquila y segura, es el camino que nos abrirá las puertas de un país distinto y mejor", expresó.

Durante la colocación de la primera piedra del Hospital Regional de Alta Especialidad de Tamaulipas, el titular del Ejecutivo resaltó que tan sólo para el arranque de ese proyecto se invertirán 800 millones de pesos.

Agregó que la construcción, el equipamiento y los servicios serán puestos también por el gobierno federal durante 25 años continuos y equivaldrán a cuatro mil 500 millones de pesos.

Acompañado por el gobernador de la entidad, Eugenio Hernández Flores, el presidente de la República expuso que nada justifica que las familias y particularmente las más pobres tengan que viajar grandes distancias para consultar a un especialista.

"Por esa razón este hospital que arranca su construcción el día de hoy estará al servicio de los que menos tienen y con la tecnología y altura de los mejores del mundo", explicó.

Se congratuló con el arranque de ese nosocomio que atenderá a la población carente de recursos; "no es un hospital que esté destinado a la gente que puede pagar como si fuera hotel de lujo, no es un hospital ni siquiera para la que ya tiene seguro social o ISSSTE", aclaró.

Es un hospital que se desarrollará con una nueva manera de hacer las cosas. Y es que en el arranque inicial del nosocomio se gastarán 800 millones de pesos "digamos para abrir boca".

El Presidente de la República precisó que la ventaja de ese servicio es que no se tendrá que pagar "de un jalón", pues de los contrario "tendremos que rascarle y quitarle dinero a la educación, al campo, a la seguridad".

Lo que estamos haciendo "es seguir con nuestra tarea de siempre pero con una figura que es el contrato de prestación de servicios según el cual las empresas operadoras de ese contrato construirán, equiparán y operarán el hospital".

Es decir que el gobierno "les va a ir pagando casi casi al destajo" lo que significa que se pagará por cada operación, es decir por resultados y los empresarios se responsabilizarán de ese trabajo.

Explicó que también hay dos esquemas de colaboración con el gobierno del estado y se avanza en otros hospitales en diferentes municipios, además del apoyo a las familias del Seguro Popular.

Calderón agregó que además se invertirá en el establecimiento de 14 centros para prevención y tratamiento de adicciones "porque una meta de mi gobierno es gobernar con mano firme lo que implica el propósito de no permitir que llegue la droga a nuestros hijos".

Adelantó que su gobierno arrancará fuerte con la creación de otros hospitales de especialidades, y que serán por lo menos seis más en Acapulco, Chihuahua, Culiacán, Querétaro, Ixtapaluca y Torreón y probablemente dos más en Tijuana y Benito Juárez, Quintana Roo.

De esta forma "vamos a tener la red hospitalaria de alto nivel, la red de especialidades más importante de toda América Latina", destacó.

Luego de subrayar que su gobierno "está cargando fuerte la mano" en el sector salud, el mandatario se pronunció por "cerrar fuerte, cerrar fuerzas, cerrar filas en torno a transformar a México en materia de salud".

Planteó que si se quiere un México más justo y con igualdad de oportunidades "necesitamos igualar la oportunidad de cada quien para hacerse valer en la vida. No puede ser el dinero el que diga que unos sí pueden llegar a un doctor y que otros por su condición de pobreza no puedan jamás tener acceso a esos servicios".

En el acto también participó el secretario de Salud, José Angel Córdova Villalobos, y los titulares del IMSS, Juan Molinar Horcasitas, y del ISSSTE, Miguel Angel Yunes Linares.