"Me encanta estar en Televisa, me recuerda a mi infancia", dijo la diva a su llegada a los estudios de la cadena para grabar su participación en la serie. Rubio formó parte en su día de la banda infantil Timbiriche, que se volvió muy popular en México.
México, D.F..- La cantante mexicana Paulina Rubio, que promociona en México su último disco, tendrá una pequeña participación como ella misma en la telenovela "Atrévete a soñar", informaron hoy fuentes de Televisa.

"Me encanta estar en Televisa, me recuerda a mi infancia", dijo la diva a su llegada a los estudios de la cadena para grabar su participación en la serie. Rubio formó parte en su día de la banda infantil Timbiriche, que se volvió muy popular en México.

La colaboración artística de Paulina Rubio, en la versión mexicana de la telenovela argentina "Patito Feo" se produce justo cuando la cantante promociona en su país su último álbum, "Gran City Pop".

Precisamente, su participación en la serie comprende una actuación junto a la protagonista, la estrella juvenil Danna Paola, cantando el primer tema extraído del álbum y algunos otros números musicales.

El personaje que interpreta Danna Paola, "Patito", es una niña de 13 años que sueña con conocer a su padre y convertirse en una cantante famosa.

La participación pudo haber sido propiciada también por la amistad que le une al productor de "Atrévete a soñar", Luis de Llanos, responsable, entre otras series, de "Agujetas de color de rosa".

Rubio se declaró contenta de haber sido invitada a participar porque "es una historia potente", dijo. La cantante gozó de un camerino especial construido para ella para que estuviera lo más cómoda posible.

"Me encanta que me consientan, no sabes qué bonito camerino, todo blanco, lleno de velas, flores muy bonitas, llena de frutas, me ilusiona", concluyó Rubio.

No es la primera vez que la telenovela "Atrévete a soñar" cuenta con la participación de una estrella de la música latina, pues en abril pasado el cantante español Enrique Iglesias grabó un capítulo en el que también se interpretaba a sí mismo.