El Universal
Grand Theft Auto IV, lanzado la semana pasada, ha generado una gran polémica porque su protagonista es un inmigrante de Europa oriental que emprende una ola de robos de autos y de delitos en general.
Es un asunto bastante delicado. "Realmente no se habla del tema del racismo y los videojuegos", dijo Chris Mottes, director general de Deadline Games con sede en Dinamarca. Y cuando se habla, los desarrolladores de videojuegos y algunos jugadores por lo general tachan a los que se quejan de ser exageradamente sensibles; una respuesta común a las críticas es que "son sólo juegos".

Pero el tema sigue vigente debido a que los jugadores encuentran siempre más razones para sentirse ofendidos.

En un "post" publicado en febrero en MTV Multiplayer, la blogger Tracey John escribió sobre su experiencia jugando Carnival Games. "Pude cambiar la ropa, el calzado e incluso el peinado de mi avatar", señaló. "Pero cuando intenté cambiar el color de la piel, sólo ofrecían distintos rostros en un mismo tono pálido. En otras palabras, como minoría (soy una mujer china), no pude hace que mi avatar tuviera el mismo color de mi piel en Carnival Games (mucho menos podría si fuera afroestadounidense o hispana). Me pareció un tanto ofensivo".

Karen Dill, profesora de psicología del Lenoir-Rhyne College en Carolina del Norte, se dirigió en septiembre pasado al subcomité congresional de Comercio, Industria y Protección del Consumidor, diciendo que los videojuegos estereotipan abiertamente a las minorías.

Un reciente estudio que coescribió, Playing With Prejudice: The Prevalence and Consequences of Racial Stereotypes in Videogames (Jugando con los prejuicios: el predominio y las consecuencias de los estereotipos raciales en los videojuegos), analizó la representación de minorías en fotografías utilizadas para promover notas en las principales revistas de videojuegos publicadas en 2006.

El estudio encontró que los hombres de color y los latinos por lo general eran retratados como atletas o agresores. Los hombres de color tenían menos probabilidades de utilizar protecciones para el cuerpo o tecnología que los blancos. Y los asiáticos a menudo fueron retratados como intelectualmente superiores pero físicamente inferiores.

En una entrevista reciente, Dill declaró que sus descubrimientos fueron recibidos con gran escepticismo por parte de consumidores y gente de la industria. "Nadie quiere creer que el hábito que tiene es dañino", dijo, y añadió: "mucha gente piensa que estamos diciendo que la respuesta inmediata a jugar videojuegos será ir a matar gente con una escopeta.

"No es así; lo que queremos dejar en claro es que instigan a la violencia, y ésta se puede manifestar de distintas maneras: la persona se puede tornar más ofensiva y puede llegar a mostrar menos respeto en relación con temas raciales y de género. Existe un efecto sutil pero real".