La Jornada
También hizo un llamado a detener la mortandad de pequeñas y medianas empresas (Pymes), facilitarles el acceso a crédito y aplicar la propuesta del acuerdo presidencial de asignarles un porcentaje del gasto público como en Estados Unidos ocurre con el apoyo a las minorías, y puntualizó que el grupo que encabeza trabaja con 32 mil empresas de este tipo.
México, D.F..- Una semana después de la cargada gubernamental en su contra por el discurso "catastrofista" pronunciado en San Lázaro, el empresario Carlos Slim reapareció ante estudiantes y académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) con un mensaje para promover la educación y el aprovechamiento de la tecnología para mejorar la calidad de vida de los mexicanos.

En la sesión inaugural de la cátedra Sociedad y Tecnología, convocado por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de esta casa de estudios, encabezada por el rector de la máxima casa de estudios, José Narro Robles, Slim se limitó a señalar que la crisis económica por la que atraviesa el mundo es una oportunidad no para saber qué hacer con ella, sino para saber dónde se quiere estar cuando concluya.

"Quizá está situación económica y financiera sea una oportunidad para tener la visión no sólo de cómo trabajar en ella, sino cómo salir de ella y a dónde queremos estar cuando acabe. Por ejemplo, Estados Unidos ya ha de estar diseñando cómo va a estar después de la crisis".

Y a pesar del momento económico, se comprometió a que en tres años el 60 ó 70 por ciento de los mexicanos tendrá acceso al servicio de banda ancha, a través del cual podrían accesar a telefonía, Internet y televisión, en caso de que la empresa lograra el permiso.

También hizo un llamado a detener la mortandad de pequeñas y medianas empresas (Pymes), facilitarles el acceso a crédito y aplicar la propuesta del acuerdo presidencial de asignarles un porcentaje del gasto público como en Estados Unidos ocurre con el apoyo a las minorías, y puntualizó que el grupo que encabeza trabaja con 32 mil empresas de este tipo.

En su exposición, además advirtió que frenar el avance tecnológico por miedo a que se genere desempleo sería un error y agregó que es más importante que la población absorba, domine y aproveche sus ventajas a que surjan nuevas herramientas que no se exploten.

En materia educativa, enfatizó que es fundamental que haya más recursos para modernizar el sistema educativo, y que el sector empresarial no sólo invierta en educación privada, sino que también coadyuve al impulso de la formación pública.

Al respecto, el rector de la UNAM, Narro Robles, hizo un llamado a todas las estructuras del Estado mexicano a invertir en educación, ciencia y tecnología para poder "abatir todos los rezagos históricos" que enfrenta la sociedad mexicana, pues agregó que existe una "gran necesidad de que en el país se tome la decisión, de una buena vez y para siempre, en el sentido de que es absolutamente imperativo apoyar el desarrollo de la educación y en particular de la formación superior".

Destacó que la educación ha sido y es clave para el éxito y el desarrollo de personas y sociedades, e insistió en que en el fortalecimiento de la educación superior está el "gran secreto para alcanzar el desarrollo, los valores que tanta falta nos están haciendo, pero tambiénpara lograr un mayor equilibrio en el acceso a la información, al conocimiento y al uso de la tecnología que permitan mejorar la calidad de vida de todos los mexicanos".

Por su parte, el empresario reconoció que pese a que él no usa computadora, es necesario alfabetizar digitalmente a la población, pues uno de los grandes avances de la tecnología es el disponer de más tiempo, que aseguró se puede destinar para la atención de la familia, el estudio o el esparcimiento, pues ahora son las máquinas las que trabajan 24 horas y los hombres lo hacen cada vez menos, "ya no es la persona amarrada a la maquina que tiene que estar horas y horas o que está en el campo trabajando todo el día, si no que una de las grandes conquistas del avance tecnológicos es el tiempo".

También estimó que en un lapso de cinco años podría haber acceso universal a los servicios de telecomunicaciones a través de banda ancha, que "en muchos lugares podría ser gratuito, como en las bibliotecas digitales de las universidades."