El objetivo principal según explicó Laine sería recoger muestras lunares y el ascensor podría convertirse en un gran depósito de combustible para misiones de larga duración. Foto: Cortesía- LiftPort
El Universal
Colocar un cable de 100 mil kilómetros de un polímero sintético llamado Zylon podría unir ambos cuerpos celestes
Construir un transporte más eficiente que nos acerque a la Luna es el objetivo del empresario Michael Laine y su empresa Liftport.

A 41 años de la llegada de la humanidad al satélite natural de la Tierra, Laine asegura que construir una autopista hacia la Luna es factible, rentable y barato, en comparación con otras misiones espaciales.

De acuerdo con un artículo publicado por el diario español ABC, colocar un cable de 100 mil kilómetros de un polímero sintético llamado Zylon podría unir ambos cuerpos celestes.

Se colocaría entonces un elevador anclado por un extremo en nuestro planeta con un contrapeso en el otro extremo, como un satélite de grandes dimensiones, situado en la órbita terrestre. La fuerza de rotación de la Tierra lo mantendría en tensión como un columpio que gira colgado de una atracción de feria, asegura el diario.

El objetivo principal según explicó Laine sería recoger muestras lunares y el ascensor podría convertirse en un gran depósito de combustible para misiones de larga duración.

Laine impulsó una empresa de ascensores espaciales en 2003, Liftport, que se cerró por problemas financieros en 2007. Para este visionario, el ascensor lunar puede ser un posible renacimiento de la compañía, publicó el diario.