El Universal
Adultos mayores, niños y señoras colapsan las vialidades del centro, en protesta por los agravios a los derechos humanos por parte de la Sedena, según acusan.
Monterrey.- Al menos una veintena de adultos mayores, señoras y niños colapsaron el tránsito de las calles aledañas al Palacio Municipal, en pleno centro de esta capital, protestando en contra de la presencia del Ejercito mexicano en la entidad.

Los manifestantes portaban pancartas y acusaban a los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) de violentar sus derechos humanos, sin embargo, ninguno de los asistentes a dicho mitin pudo explicar de qué manera habían violentado sus derechos.

-¿Cuál es su nombre?, se le preguntó a uno de los ancianos que acudieron al cierre de calles. "Prefiero que sea anónimo para evitar venganzas", contestó.

-Oiga, ¿pero a usted que le hicieron o por qué protesta?

"Es que los militares violan los derechos humanos de las personas y abusan de su autoridad".
-Pero, ¿a usted qué le hicieron?

"A mí nada, pero un vecino me platicó que a él lo habían arrestado injustamente y golpeado".
-Oiga ¿y está aquí ese vecino, quién es?

"No, no quiso venir".

Este tipo de respuestas se presenciaron también en los bloques de la semana pasada que se llevaron a cabo de lunes a jueves, mañana tarde y noche en principales avenidas de la ciudad, sin embargo en todos la característica era que la gente no tenia motivos reales, aparentemente, para ir a manifestarse.

En este sentido, la Secretaría de la Defensa Nacional, el gobernador de Nuevo León, Natividad González Parás y el secretario de Seguridad Pública, Aldo Fasci, a diferentes tiempos aseguraron que cártel del Golfo y los zetas están detrás de estas manifestaciones.

En esta ocasión, los supuestos inconformes, cerraron el cruce de Ocampo y Zaragoza, en pleno centro de Monterrey y frente al Palacio Municipal, creando por más de una hora un intenso caos vial.

Los manifestantes llegaron alrededor de las 13:00 horas y se fueron poco después de las 14:20, cuando llegaron las unidades de seguridad pública a reprimir el mitin.

Aunque no portaban palos, ni bates como en el mitin del jueves, los manifestantes golpeaban los carros y agredían verbalmente a los conductores que sabiendo la letanía que representaba este bloqueo les aventaban el carro encima.

Alrededor de las 15:00 horas la circulación había recuperado la normalidad y las patrullas únicamente se mantenían en vigilia para evitar un nuevo bloqueo.