Notimex
Tras dos años de sufrir por no descender, pero también muy cerca de llegar a la final, Puebla, busca finalmente encontrar una estabilidad que le permita ser protagonista de tiempo completo, en el Torneo Apertura 2009, del futbol mexicano
México- Puebla, vivió polos completamente opuestos en los últimos seis meses, primero tuvieron que pasar por la incertidumbre de evitar perder la categoría, y después estuvieron cerca de instalarse en los partidos por el título.

Bajo el mando del carismático José Luis Sánchez Solá, la escuadra poblana, se ha caracterizado por dejar todo en la cancha, mostrar un espíritu que muchos otros equipos de los llamados grandes desearían tener.

No sólo eso, sino que "Chelís", logró que el equipo funcionara, ya que sin ser espectaculares, les imprimió un juego de conjunto muy definido, en el que los problemas defensivos es el tema que deberá resolver, para ser un equipo más equilibrado.

De ese Puebla, que estuvo a unos minutos de llegar a la final, se fueron muchos, gente muy importante como Daniel Osorno, el hondureño Ramón Núñez y Alvaro "Bola" González; así como jugadores muy regulares como el peruano Walter Vilchez, Duilio Davino y Alejandro Villalobos.

Las tres primeras ausencias, tendrán un efecto importante en el equipo, pero nadie puede descartar que Sánchez Solá, logre sacarle lo mejor de su futbol a otros elementos, que han llegado para esta campaña.

Tal es el caso del uruguayo Nicolás Olivera, quien regresa a este equipo con el que militó en 2008, Diego Moragues, el paraguayo Nicolás Martínez y el salvadoreño Carlos Ruiz.

También se incorporaron Joaquín Reyes, Gilberto Mora, Carlos Infante y Jared Borgetti, quien desafortunadamente sufrió una lesión en las costillas, que lo mantendrá fuera acción al menos las primeras cuatro jornadas.

El primer objetivo de este equipo es el de alejarse de la parte baja de la tabla porcentual, en la que se ubican como décimo quinto, y con esto en la bolsa, podrán avocarse en la lucha de ganar ese título que no obtienen, desde 1990.

Los de la "Franja", se ubican en el Grupo Dos, donde tendrán que luchar por un sitio a la liguilla, ante equipos como Pachuca, América, Monterrey, Morelia y Jaguares de Chiapas.

Puebla, es un equipo de gran tradición en México, que en los últimos años ha vivido momentos muy críticos. Tras ser fundado en 1944, despareció en 1956, para reaparecer al año siguiente, en la Segunda División.

Logró su ascenso en la temporada 1969-70, pero tuvieron que pasar más de diez años, para que conquistara su primer campeonato de liga, bajo el mando de Manuel Lapuente, con quien alzó el trofeo de la campaña 1982-83, al derrotar en penales al Guadalajara.

Siete años después, en la temporada 1989-90, nuevamente bajo la batuta de Manolo Lapuente, consiguieron su segundo título y último, en sus historia al vencer en la final a los desaparecidos Leones Negros, de la Universidad de Guadalajara.