Moscú, Rusia.- El presidente ruso, Vladimir Putin, pidió este miércoles a la comunidad internacional que no interfiera en los asuntos internos a cuatro días de las elecciones legislativas que seguramente ganará su partido Rusia Unida, mientras el ex ajedrecista Garry Kasparov sigue detenido.
"Hicimos todo para liberar a Rusia de los problemas internos, para ponerla con firmeza en la vía del desarrollo y no permitiremos que ese proceso sea corregido desde el exterior", dijo Putin ante los embajadores extranjeros reunidos en el Kremlin.

Rusia seguirá "el camino del desarrollo democrático", explicó en otro momento Putin. "Conocemos el valor de la democracia y queremos que las elecciones sean limpias (...) Estoy seguro que será así" el domingo, añadió.

Este miércoles comenzó también oficialmente la campaña para las elecciones presidenciales rusas del 2 de marzo, de las que saldrá el sucesor de Putin, que no puede presentarse a un tercer mandato consecutivo.

Para las legislativas del próximo domingo, Rusia Unida es de lejos el gran favorito. Pero cada vez son más las sombras sobre la actitud del Kremlin con la oposición y sobre la equidad de estos comicios.

Ajeno a esas críticas, Putin ha declarado que si Rusia Unida gana, tendrá "el derecho moral" de seguir mandando.

Mientras, los asistentes de Garry Kasparov afirmaban que el campeón de ajedrez y adversario del Kremlin está incomunicado desde que fue encarcelado el sábado pasado.

"Dos veces intenté ver a mi cliente, pero no me autorizaron a hacerlo. Los responsables del cuartel general de la policía de Moscú nunca explicaron los motivos, y esto contradice todas las normas de la legislación internacional", declaró a la AFP la abogada Olga Mijailova.

También se prohibió que Kasparov recibiera las visitas del parlamentario Vladimir Ryzhkov y de su rival de antaño, el ajedrecista Anatoly Karpov, miembro de una organización de defensa de los derechos civiles apoyada por el Estado.

"Políticamente, Kasparov y yo tenemos puntos de vista muy distintos, pero me disgusta mucho lo que le está pasando", declaró Karpov a la radio francesa RTL. "Está en una situación penosa y vine a verificar que las condiciones (de detención) no fuesen demasiado malas", añadió.

Kasparov, considerado por muchos como el mayor ajedrecista de la historia y ahora un decidido adversario de Putin, fue arrestado mientras dirigía una marcha de protesta no autorizada en Moscú y sentenciado a cinco días en la cárcel. Al día siguiente, unos 200 militantes fueron arrestados durante una manifestación similar en San Petersburgo.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, dijo esta semana que estaba "muy preocupado" por esta situación.