El Universal
Cada hora suceden más de tres accidentes automovilísticos en la capital del país. Según la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, en 2006 se registraron 27 mil 765 percances de tránsito, de los cuales 76% ocurrieron por colisiones entre vehículos.
Lo ideal sería quenunca formáramos parte de esa estadística; sin embargo, ¿ya te pusistea pensar cuáles son los pasos correctos a tomar en caso de unaccidente, independientemente de que le llames a tu seguro?Muchasveces, de acuerdo con aseguradoras del ramo, la gente toma malasdecisiones que agravan el percance o provocan que la institución no lesresponda de la mejor manera, en detrimento de sus finanzas personales.

SegúnSeguros Azteca, el primer paso en caso de un percance es llamar a lacompañía de seguros, no retirarse del lugar del siniestro (a menos quese corra algún riesgo) y no mover los vehículos.

La compañía dioa conocer que algunas personas se ponen a platicar sobre el accidente oincluso llegan a negociaciones con la contraparte.

Pero lorecomendable es no platicar sobre el incidente para evitar darinformación valiosa a otras personas y evitar admitir alguna culpa.

Laresponsabilidad del percance la determinan los peritos o agentes, porlo cual, aunque a veces se piense que uno fue el culpable, hay queesperar hasta que llegue la aseguradora para que ella haga lavaloración definitiva.

Para tener elementos de respaldo, serecomienda anotar el nombre del conductor del vehículo contra el cualse chocó, el número de placas, pedir a testigos sus teléfonos ydirecciones, pues en un futuro pueden servir, y ante todo tomar lascosas con calma.

Según el Grupo Nacional Provincial (GNP),también es importante hacer algunas anotaciones sobre el modelo delautomóvil contra el cual se chocó y hacer algunas anotaciones sobre elincidente , pero sin dárselas a nadie, sólo a la compañía de seguros.

Encaso de siniestro, los responsables deberán quitar sus autos del arroyovehicular para evitar congestionamiento, pero sin que ello signifiqueagravar el siniestro.

De acuerdo con GNP, si el vehículo tiraaceite, derrama agua o está en muy malas condiciones, el moverlosignifica agravar el accidente, poniendo en riesgo la seguridad de launidad y de los conductores.

Si, por ejemplo, mueves el autocuando derrama algún líquido, éste corre el riesgo de desbielarse osobrecalentarse por falta de agua, lo que al final repercutirá en uncosto mayor.

También hay que evitar acercarse cuando tira gasolina, pues cualquier chispa puede ocasionar consecuencias fatales.

SegúnJoel Cortés, ajustador de Bancomer, una vez que el representante de laaseguradora llega al lugar del siniestro, hay que confiar en él y antetodo contar la verdad.

"A algunas personas se les hace fácilfalsear algunas declaraciones, pero si se descubre alguna mentira, laempresa no responde e incluso pueden ir a la cárcel", advirtió.

Externóque es muy común que los conductores choquen contra postes, bardas oviviendas, huyan del lugar y luego llamen a la aseguradora para decirque su auto fue robado.

"Estas situaciones son de lo más común,pero en la mayoría de los casos detectamos cuando el cliente miente ylos conminamos a decir la verdad", manifestó el ajustador de Bancomer.

Cortésexpuso que, en caso de percance, lo más recomendable es que la gentediga la verdad para que la compañía de seguros esté en posibilidad deofrecer un mejor servicio.