Arturo Estrada / Vanguardia
Saltillo, Coah.- Tras lamentar la oposición de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales a cancelar el permiso para fraccionar la zona de conservación y reforestación de Zapalinamé, la directora de Profauna, Eglantina Canales, hizo un llamado para que la dependencia federal entre en razón.
"Todos juntos debemos proteger a la Sierra de Zapalinamé, debemos coordinar esfuerzos desde todos los ámbitos", expuso.

Y no sólo se ha autorizado un único cambio de uso de suelo de forestal o ejidal a habitacional, pues hay otros casos en la misma zona, afirmó la ambientalista.

"Todos los permisos que se han dado en la zona, antes y después del decreto, deben ser revisados. Hay un buen número de pendientes en ese sentido", afirmó Eglantina Canales.

Como se corre el riesgo de que el uso de suelo pueda ser llevado a cabo, la Semarnat tiene el deber de cancelar el permiso.

"Cada vez que son más constantes las actividades no permitidas en la parte baja de la sierra, hay problemas de todo tipo como desmontes, basureros, construcciones, pero se van reportando", dijo.

La Sierra de Zapalinamé es la principal fuente de vida para Saltillo, porque proporciona gran parte del agua que consumen sus habitantes, entre quienes hay más conciencia de la necesidad de conservarla.

Sin embargo, la sierra enfrenta serios peligros como son los incendios forestales, basureros, explotación de material pétreo y nuevos fraccionamientos.

La tarea de Profauna es conservar 45 mil 220 hectáreas de la Sierra de Zapalinamé, que es la suma de la superficie de reserva y de la zona de amortiguamiento.


SIN RESPUESTA
> La Federación no ha atendido los reclamos.

* Semarnat no ha cancelado un permiso que dio hace dos años para fraccionar la parte baja de Zapalinamé.

* El Estado ha solicitado a la Semarnat un recurso de revisión, con la finalidad de cancelar dicho permiso, pero no ha habido respuesta.

* Si bien la Semarnat no puede aprobar un fraccionamiento, sí puede emitir un cambio de uso de suelo de ejidal o forestal a habitacional, que sería el caso de Zapalinamé.