El Ejército Popular Revolucionario, que reivindicó los atentados contra Pemex, es una guerrilla que busca propiciar las condiciones para tomar el poder, advirtió el procurador Eduardo Medina-Mora.
México.- "Es una organización guerrillera con una visión política de toma del poder y ha articulado una conducta violenta", afirmó.

Según Medina-Mora, "se trata de acciones criminales que tipifican el delito de terrorismo en los términos de la legislación penal mexicana y las normas internacionales".

El procurador estimó en "decenas o algunos cientos de personas" la cifra de integrantes del grupo, cuyos atentados han generado "una preocupación severa" en Felipe Calderón, dijo.

Recordó que aunque no existen datos precisos sobre la forma en que se financia, "históricamente" el EPR lo hacía con secuestros, al tiempo que descartó que exista "una vinculación" con el narcotráfico o con cualquier partido político.

Destacó, sin embargo, que los cárteles de la droga son los principales beneficiados de los actos del grupo armado porque estos desvían la atención de las fuerzas de seguridad en el combate a los traficantes de estupefacientes.

Agregó que "hay grupos que tienen expresiones de izquierda" con "alguna proximidad ideológica" con el pensamiento político de la organización "terrorista".