Nueva York, EU.- Michael Lohan quiere remendar las relaciones de su familia.
``Reconciliación y redención, a todos los niveles'', dijo Lohan, qquien reencontró a Cristo, en la sede de la AP el miércoles. ``Sólo se trata de ponernos al día con Dios''.

Su hija Lindsay, de 21 años, estrella de películas como ``Mean Girls'' y ``Freaky Friday'', ha dicho que el comportamiento de su padre y el divorcio de sus padres la han llevado a actuar desenfrenadamente.

Michael y Dina Lohan llegaron a un acuerdo en su prolongado caso de divorcio en agosto, meses después que él salió de una prisión estatal en Nueva York donde pasó casi dos años por conducir ebrio y otros cargos.

Lohan se reunió con Lindsay en septiembre después de tres años y medio. La actriz había ingresado el mes previo a un centro de rehabilitación por consumo de drogas y alcohol tras llegar a un acuerdo con las autoridades por conducir ebria y cargos de cocaína.

Su visita a la institución Cirque Lodge de Utah fue su tercer intento de rehabilitación desde enero en un año en el que chocó su Mercedes-Benz, estrenó sin gloria la película ``I Know Who Killed Me'' y fue arrestada más de una vez. Salió del centro a principios de mes.

¿Se siente culpable Lohan de los problemas de su hija? ``Absolutamente. ¿Cómo no lo haría? Es decir, nosotros damos el ejemplo'', declaró en entrevista con AP Television News.

El padre de la actriz ingresó a un centro de rehabilitación cristiano en West Babylon, Nueva York, tras salir de la cárcel en marzo, y en repetidas ocasiones ha dicho que Lindsay necesita el mismo tipo de tratamiento.

``Cuando estuve allí asumí un compromiso con Dios y conmigo mismo de que, cuando saliera, trabajaría para Dios y compartiría con otras personas mi experiencia y cómo Dios cambió mi vida'', dijo Lohan.

Ahora es portavoz de GodMen, un grupo religioso que realiza eventos para ayudar a hombres cristianos a renovar su fe.

Lohan dijo que no le importa si la gente cuestiona la sinceridad de sus convicciones.

``He tenido un gran efecto sobre mi familia y mi hija Lindsay, y quiero mostrarles a través de mi ejemplo que uno puede enderezarse'', manifestó. ``Espero que la gracia que he recibido funcione en toda mi familia y que podamos regresar a ese mismo lugar en nuestros corazones''.