Mayté Parro
Monclova, Coah.- Familiares del trabajador Javier Vázquez Lira, de la compañía constructora Jimsa, quien sufrió la amputación de sus piernas en la explosión en Nadadores, ratificaron ayer en Monclova una denuncia penal ante la PGJE, al acusar al patrón de su padre de negarse a brindarle una pensión del 100 por ciento.
Javier Vázquez Padilla, hijo del lesionado, se presentó acompañado de sus hermanos en las oficinas de la PGJE Región Centro, donde denunció que la constructora se niega a pagarle a su padre una indemnización del 100 por ciento como riesgo de trabajo y sólo le ofrece la mitad.

Aunque no dio cifras, el afectado manifestó que la vida y la salud de su padre estaban bajo la responsiva de la empresa desde el momento en que lo sacó de su domicilio, en Torreón, para trasladarlo a Nadadores a realizar obras en la carretera.


"Mi papá no estaba por gusto en Nadadores. Estaba en el campamento que la propia empresa les acondicionó".