Notimex
Washington.- El presidente George W. Bush rechazó hoy comentar sobre el tono retórico que están usando los aspirantes presidenciales republicanos en el tema de migración, a menos de un mes del inicio del proceso de elecciones primarias en el país.
Bush señaló que aun cuando ha hecho comentarios políticos en el pasado, dejará de ser un 'experto en jefe' y evitará hablar del proceso electoral hacia los comicios de noviembre de 2008.

'Es difícil de creer a un mes de las elecciones en Iowa y se va a poner intenso. Son experiencias intensas para ambas partes. Es la primera ocasión en mucho tiempo que ambos partidos no tienen un nominado claro y será interesante observar', apuntó.

La perspectiva presidencial surgió luego que el tema de la inmigración ilegal dominó el debate presidencial republicano, realizado la semana pasada en Florida.

Analistas coincidieron en que algunos de los aspirantes, en especial Rudolf Giuliani y Mitt Romney, lo convirtieron en una competencia para determinar quién mostraba la posición más dura contra los indocumentados.

De los ocho aspirantes republicanos, sólo el senador John McCain apoyó abiertamente una reforma migratoria.

La reforma migratoria fue bloqueada en el Senado por un puñado de republicanos del ala más conservadora del partido, encabezada por el senador sureño de Alabama, Jeff Sessions, y desde entonces, ningún aspirante republicano, salvo McCain, mantiene su apoyo.

Aunque el presidente estadunidense respaldó la misma iniciativa de reforma migratoria que McCain, declinó opinar sobre el tono que están usando sus colegas en el Partido Republicano.

Bush se limitó a señalar que extrañará las campañas y la competencia, una alusión al hecho de que no podrá buscar nuevamente la Presidencia en 2008 debido al límite constitucional de sólo una reelección.