En la imagen, el jefe del departamento de árbitros de la FIFA, el español José María García Aranda. Foto EFE/Vanguardia
Los árbitros y sus asistentes realizaron hoy una sesión de entrenamiento abierto para la prensa, en la que se escenificaron diversas situaciones de juego
Pretoria, Sudáfrica.- El responsable del departamento de arbitraje de la FIFA, el español José María García Aranda, rechazó hoy las críticas al arbitraje durante el Mundial de Sudáfrica, tras un entrenamiento de réferis de puertas abiertas, al que no asistieron el uruguayo Jorge Larrionda ni el italiano Roberto Rosetti.

"Aparentemente, los árbitros sólo tomaron cuatro o cinco decisiones en los 54 partidos y todos ellos controvertidos. Y nadie está hablando de los excelentes resultados conseguidos gracias a las excelentes decisiones tomadas por los árbitros y sus asistentes durante estos 54 partidos", dijo García Aranda.

García Aranda pidió que se realice un análisis general de su trabajo.

El español comparó además la labor de los réferis con la de los futbolistas. "En este torneo se lanzaron sólo 12 penales y cuatro fueron errados por los jugadores, esto significa que el promedio de acierto fue del 70 por ciento", graficó.

El jefe del departamento de arbitraje desistió de opinar en tanto sobre el uso de tecnología en el fútbol, ya que primero deberán resolver el tema la FIFA y el International Football Association Board (IFAB), el órgano que decide el cambio de reglas en el fútbol, que se reunirá a mitad de julio en Cardiff.

Los árbitros y sus asistentes realizaron hoy una sesión de entrenamiento abierto para la prensa, en la que se escenificaron diversas situaciones de juego y periodistas pudieron practicar como jueces de línea, con resultados bastante pobres.

Las declaraciones de García Aranda fueron respaldadas por los árbitros presentes. "Acá están los mejores árbitros del mundo y están trabajando muy bien", señaló el réferi brasileño Carlos Simon. Y tras la fallida práctica de los periodistas como jueces de línea, los llamó a "trabajar más y hablar menos".

El mexicano Marco Antonio Rodríguez Moreno consideró por su parte que los árbitros "han acertado bastante según las estadísticas". "Pero estamos conscientes de que pueden existir momentos difíciles", admitió.

El árbitro inglés Howard Webb subrayó en ese sentido la importancia de la "asistencia psicológica" que reciben.

Los cuestionados árbitros Larrionda y Rosetti no asistieron a las prácticas porque tuvieron una "sesión de recuperación física tras sus partidos y porque decidieron no estar aquí", explicó García Aranda. "Fue una decisión personal de ellos", remarcó.

El uruguayo Jorge Larrionda anuló un gol legal al inglés Frank Lampard, pese a que la pelota entró 40 centímetros en el arco alemán. Los germanos se impusieron finalmente por 4-1

El italiano Roberto Rosetti concedió el primer gol a Argentina pese a que fue en claro fuera de juego. La albiceleste se impuso luego por 3-1 a México.

El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, reveló hoy que se disculpó ante Inglaterra y México por las malas actuaciones arbitrales. "Les transmití mis disculpas a ambas delegaciones afectadas por los errores evidentes", señaló.

El mexicano Rodríguez les envió un mensaje de aliento a Larrionda y Rosetti: "Vamos para adelante, somos gente profesional, llevamos muchos años arbitrando y tenemos muchas copas detrás de nosotros".