Universal
Cd. de México.- "Es ofensivo, una difamación tremenda, yo soy una persona pacifista", aseguró la senadora Rosario Ibarra, quien fue acusada de provocar la irrupción violenta en la Catedral Metropolitana el pasado domingo.
Dijo que sus palabras fueron mal entendidas por un sector que participaba en la Convención Nacional Democrática, que encabezó Andrés Manuel López Obrador, "yo dije habrá que averiguar, no vamos a entrar".

Este domingo, antes del mediodía, Rosario Ibarra iniciaba su discurso como parte de la tercera Convención Nacional Democrática (CND) cuando se oyó el repicar insistente de las campanas de la Catedral Metropolitana.
"O las campanas saludan a esta convención o tratan de acallar las voces del pueblo. Hay que indagarlo", dijo la senadora.

En entrevista con EL UNIVERSAL, también apuntó que estudia la posibilidad de interponer una denuncia por difamación en contra de Armando Martínez Gómez, presidente del Colegio de Abogados Católicos, quien la acusó de instigar a los perredistas de ir a la catedral, "dijo que yo era la responsable, que era una arenga mía".
"Yo no me voy a quedar quieta, no me voy a quedar callada", expresó.

Señaló que apoyaría que se procese a las personas que sean identificadas de organizar los desmanes dentro del recinto religioso.

"Si se les juzga que sea conforme a derecho, porque hay que recordar que hay injusticias, porque muchas veces hay abusos de autoridad y dolo", dijo.

Sobre el cierre de la Catedral, dijo que "las iglesias deben estar abiertas porque son patrimonio de la nación y del pueblo del México y no tienen derecho a cerrarlas".

También rechazó que por el incidente en la Catedral inicie una campaña en su contra: "Yo tengo la conciencia tranquila. Yo no hice nada absolutamente indebido, ni incité a nadie., ni sabía. Ni siquiera podía ver las puertas de la catedral porque estaba obstruida la visibilidad".

Aclaró: "Nunca he incurrido en un hecho delictivo violento, jamás. Lo único que hecho a lo largo de 32 años es luchar contra la violencia".