Sylvia Georgina Estrada
En una ceremonia emotiva, Carlos Manuel Valdés recibió la Presea al Mérito Histórico Vito Alessio Robles. El pasado viernes, amigos e historiadores se reunieron para ser testigos de la primera vez que un coahuilense obtiene este galardón, que fomenta el estudio de la historia regional y que destaca la labor de quienes trabajan en este campo.
Javier Villarreal Lozano, representante del jurado, señaló que el catedrático de la UAdeC, quien rescata la memoria de los grupos localizados en la base de la escala social, conformada por los conquistados, esclavos y transgresores de la ley, se destaca no sólo por su trabajo de historiador, también por su amplia experiencia como maestro y editor.

En medio de una larga y cálida ovación, que se dejó escuchar en el patio del centro cultural Vito Alessio Robles, el historiador saltillense se comprometió a seguir trabajando para estar a la altura del galardón que le fue otorgado.

División mexicana

Antes, Douglas W. Richmond impartió la conferencia "La Colaboración entre Mexicanos y Norteamericanos en la Guerra del 47". El doctor en Historia por la Universidad de Washington, indicó que la colaboración entre la clase alta mexicana y las tropas norteamericanas en la guerra fue determinante para el desarrollo de la invasión estadounidense.

Señaló que las economías norteñas y la de Yucatán dependían del comercio con Estados Unidos.
"Por esta razón la clase alta y los comerciantes no apoyaron la resistencia popular contra la invasión, a fin de mantener contratos con Estados Unidos", subrayó.

Agregó que los ejércitos invasores tuvieron más miedo de las enfermedades que de los cartuchos, en el norte y suroeste de México. Y aunque las guerrillas estuvieron presentes en las regiones rurales, muchas veces fueron los gobiernos estatales, temerosos de pagar las indemnizaciones que cobraba la milicia estadounidense por los robos sufridos a sus convoys, quienes capturaban a los guerrilleros para entregarlos a los norteamericanos.

El investigador señaló que esto sucedió en lugares como Yucatán, Nuevo México, así como en California y Baja California.

Incluso, dijo el historiador, existió un intento por parte del gobierno yucateco de que este Estado fuera anexado a Estados Unidos, pero la solicitud fue rechazada por el Congreso Norteamericano, que reconoció la neutralidad de Yucatán en la Guerra del 47.

"La soberanía de Yucatán se ofreció a España, a Gran Bretaña y a Estados Unidos, pero ninguno aceptó", remarcó Richmond.

"En la Alta California, la clase alta se negaba a participar en la guerra, porque no querían perder sus tierras y privilegios, por eso apoyaron a la invasión norteamericana".

Mientras que en Baja California, los oficiales del gobierno del Estado pactaron un acuerdo con los estadounidenses para mantener su empleo durante la invasión.

Señaló que en Nuevo México los colonizadores, temerosos de los grupos indígenas de la zona, dieron la bienvenida a los norteamericanos no sólo como migrantes, también como soldados.

Finalmente, el investigador consideró que la desconfianza del gobierno federal hacia su propio pueblo, la división que reinaba entre los mexicanos, las sublevaciones indígenas y el conflicto con la Iglesia Católica, fueron elementos determinantes en el desarrollo de la guerra de 1847.

El dato

Otros ganadores de la Presea Vito Alessio Robles son Mario Cerutti, Carlos Martínez Assad, Jan de Vos, Israel Cavazos Garza y Carlos Herrejón Peredo.