Foto: Archivo
Public Campaign cita varias ocasiones en las que los legisladores cambiaron de opinión en temas relacionados con Cuba después de meses de recibir fondos de un comité de acción política que apoya el embargo.
Miami, EU .- Los partidarios de aplicar fuertes sanciones estadounidenses contra el gobierno cubano han otorgado más de 10 millones de dólares a los legisladores federales estadounidenses durante los últimos siete años, según un estudio difundido el domingo por la noche por un grupo que apoya una reforma en las finanzas de campaña.

El grupo Public Campaign, con sede en Washington, dice que el estudio muestra cómo grandes cantidades de dinero por parte de una organización pequeña pueden influir a los miembros del Congreso.

Public Campaign cita varias ocasiones en las que los legisladores cambiaron de opinión en temas relacionados con Cuba después de meses de recibir fondos de un comité de acción política que apoya el embargo.

Mientras tanto, encuestas recientes insinúan que los cubanos están más divididos que antes respecto a las restricciones de viaje y otras sanciones a la isla.

Aquellos que apoyan al Comité de Acción Política (PAC, por sus siglas en inglés) -el grupo que apoya el embargo- dicen que son acusados injustamente por expresar su opinión respecto a la situación que vive Cuba. Aseguran que muchos otros grupos dan dinero a políticos para que éstos apoyen sus causas.

''Quizás es la típica historia del dinero y la política, pero 18 miembros (del Congreso) cambiaron sus votos sobre el tema, algunos de ellos poco después de haber recibido las donaciones'', dijo David Donnelly, de Public Campaign.

''Cuando un tema no es tan prominente como la reforma sanitaria, nuestro sistema de financiación de campañas demuestra que los miembros están más interesados en el dinero que en tomar una decisión racional, razonada, independientemente de cual sea el resultado'', explicó.

Mauricio Claver-Carone, el director de PAC en Washington, dijo que el grupo está ejerciendo simplemente su derecho constitucional a la participación política.

''Para algunos de estas personas está bien que los sindicatos apoyen a legisladores favorables a las mejoras laborales. Está bien que los abogados escojan a legisladores combativos. Están bien que la comunidad judía ayude a escoger a personas a favor de Israel'', dijo Claver-Carone.

''Pero no está bien que la comunidad cubana ayude a escoger a miembros y candidatos que apoyen los negocios y el turismo bajo el régimen de Castro con reformas a favor de los derechos humanos y la democracia'', puntualizó.