El Universal
Señala Leslie Bassett, encargada de negocios de la embajada de Estados Unidos en México, que ambos países "están inmersos en un momento histórico para alinear nuestros esfuerzos contra los problemas de seguridad".
Ciudad de México.- El tráfico ilegal de drogas, personas, armas y dinero que operan los grupos del crimen organizado en la frontera de Estados Unidos y México "es un cáncer que amenaza la salud" de ambas naciones, y es un problema que deben enfrentar los dos países, aunque "al igual que a estas redes les tomó años para crecer, tomará tiempo y determinación vencerlas".

Así lo reconoció Leslie Bassett, la encargada de negocios de la embajada de Estados Unidos en México y quien actualmente está al frente de la representación diplomática, al reunirse este martes en el Distrito Federal con integrantes de la Alianza de Comercio Fronterizo, al que pertenecen casi dos millones de públicos de representantes del sector privado.

Ante empresarios de ambos países la funcionaria reconoció que "dada la crisis económica mundial, en particular en los Estados Unidos, y los crecientes niveles de violencia relacionada con los estupefacientes en México, su trabajo de hoy es más difícil, y más importante que nunca".

Bassett destacó que Estados Unidos y México "están inmersos en un momento histórico para alinear nuestros esfuerzos contra los problemas de seguridad que las redes de delincuencia organizada representan", por lo que la Iniciativa Mérida es un reconocimiento de que se deben enfrentar conjuntamente "los retos de seguridad que pueden afectar su capacidad de hacer negocios a lo largo de la frontera".

La funcionaria resaltó el trabajo del gobierno de Felipe Calderón y su equipo de seguridad nacional que "están llevando a cabo una ofensiva sin precedentes contra los carteles, destrozando sus estructuras y negándoles el acceso a sus rutas tradicionales".

Señaló que los cárteles han reaccionado con violencia, "a través de brutal asesinato, la intimidación, las operaciones psicológicas, como la amenaza con pancartas, y últimamente por la organización de los bloqueos de los pasos fronterizos. Sin embargo, las encuestas muestran que la población mexicana de apoyo al Estado de Derecho, el énfasis en la seguridad pública, y el esfuerzo para vencer los cárteles".

Reconoció que "hay miles de héroes de la lucha contra los cárteles mexicanos, quienes han incautado armas interdicción, toneladas de y millones de dólares. Ellos son los que resisten la tentación y la intimidación, para hacer frente a los delincuentes. También son los que sacrificar sus vidas en esta empresa de gran importancia, y debemos honrar su sacrificio al apoyar su esfuerzo".

En sentido Basset aseguró que ante este problema en los más altos niveles del gobierno de Estados Unidos hay un interés porque se resuelva, por lo que a partir de la Iniciativa Mérida y apoyado con otros programas, su país buscará reducir la demanda de drogas y el tráfico de armas hacia México.

Destacó que en el paquete económico del presidente Barack Obama, -el estímulo de ley formalmente conocido como la recuperación de América y la Ley de Reinversión - incluye importantes recursos para la modernización de la frontera entre México y Estados Unidos, de los que 40 millones de dólares "están programados para la aplicación de la ley", incluyendo 10 millones de dólares para la ATF como parte de los esfuerzos para detener el tráfico de armas en México.