Notimex
México.- El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, reconoció los esfuerzos del gobierno de su homólogo, Felipe Calderón, en la lucha contra la delincuencia organizada y el narcotráfico.
Ambos gobiernos coincidieron en que seguirán de cerca el proceso legislativo en Estados Unidos para la aprobación de un presupuesto de 500 millones de dólares como parte de un programa de 1.4 millones de dólares para apoyar la cooperación con México en asuntos de seguridad.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informó en un comunicado que se trata de un programa de cooperación multianual de Estados Unidos con México por 1.4 mil millones de dólares, para el desarrollo de una estrategia conjunta contra el crimen organizado.

Dicho acuerdo es resultado de lo planteado en el Comunicado Conjunto de Mérida, de marzo de 2007, y permitirá que ambos países enfrenten con mayor eficacia la amenaza común de la delincuencia organizada trasnacional.

La cancillería precisó que la "Iniciativa Mérida" busca contar con más y mejores herramientas para protejer a la población de la delincuencia organizada y salvar a los niños y jóvenes de las drogas.

Agregó que ambos gobiernos seguirán de cerca el proceso legislativo en Estados Unidos sobre la aprobación del presupuesto de 500 millones de dólares para el año fiscal 2008, con el fin de terminar su viabilidad, compatibilidad con los intereses nacionales de los dos países y el camino a seguir para su eventual administración.

Por separado, el embajador de Estados Unidos en México, Antonio O. Garza, opinó que la iniciativa representa un cambio fundamental tendiente a reforzar la alianza estratégica, además es el proyecto más agresivo que jamás se ha propuesto para combatir a los cárteles mexicanos de las drogas y la violencia.

Refirió que esta mañana los presidentes Bush y Calderón hablaron por teléfono sobre un presupuesto de 500 millones de dólares como parte de un programa de 1.4 millones de dólares para apoyar la cooperación con México en asuntos de seguridad.

Agregó que desde que tomó posesión de su cargo en diciembre pasado, el presidente Calderón ha tomado una valiente postura contra los criminales transnacionales que amenazan a México, y la disposición de su gobierno de trabajar a la par con Estados Unidos representa una oportunidad histórica de solidificar su lugar como socio cabal, próspero y democrático en Norteamérica.

"La más importante medida que podemos tomar es aliarnos con el presidente Calderón en la lucha de su gobierno contra esta creciente violencia", sostuvo el funcionario diplomático, en un pronunciamiento difundido por la embajada de Estados Unidos en México.

Dijo que el programa es una auténtica sociedad en la que cada país asume su parte de las responsabilidades compartidas y los esfuerzos recíprocos para combatir a los traficantes que suministran las drogas en México, al igual que a la demanda en la Unión Americana, con cada país llevando a cabo acciones adicionales, más agresivas y coordinadas, en sus respectivos territorios.

Puntualizó que ahora el Congreso estadunidense tendrá que actuar para hacer realidad la propuesta crucial de seguridad.