Universal
Falta mucho por hacer en materia de salud para la población migrante, reconoció José Angel Córdova Villalobos, secretario de Salud, al inaugurar la VII Semana Binacional de Salud México-Estados Unidos, realizada en Los Angeles, California.
Dijo que se requiere dar especial seguimiento a la atención y control de enfermedades infecciosas, que si bien muchas de ellas están bajo control, algunas requieren vigilancia estrecha, en particular aquellas que son de interés binacional, como el VIH/SIDA, la tuberculosis y la hepatitis.

"Trabajar juntos permite estrechar los lazos de amistad y solidaridad, pero también innovar o desarrollar más y mejores acciones para proteger la salud de las poblaciones migrantes", indicó el funcionario federal.

Recordó que las enfermedades no tienen ni respetan fronteras.

Por ejemplo, agregó, en promedio, 88% de las muertes en los estados de la frontera norte se deben a enfermedades no transmisibles y lesiones.

Córdova Villalobos indicó que las tasas de mortalidad en general son mayores que las nacionales; en contraste, las cifras de mortalidad infantil y por enfermedades diarréicas o infecciones respiratorias en menores de cinco años son muy inferiores a las nacionales.