Notimex
Tras un cónclave de más de cuatro horas, la directiva del PRI y sus 17 gobernadores cerraron filas en torno a la unidad y advirtieron que su triunfo en la contienda electoral no les habrá de generar egolatría, porque la voluntad popular no es eterna.
Entrevistados por separado los gobernadores del estado de México, Enrique Peña Nieto; de Yucatán, Ivonne Ortega; de Colima, Silverio Cavazos; de Nayarit, Ney González, rechazaron que en el cónclave se haya fijado alguna postura en torno a quién debe ser el próximo coordinador de la bancada priista en la Cámara de Diputados.

"Fue sólo un encuentro de balance. No hay posiciones, pronunciamientos, ni fijación de postura, sólo de unidad", subrayó el mandatario mexiquense, Enrique Peña Nieto.

En tanto, la gobernadora de Yucatán rechazó que se haya abordado la posibilidad de que su lideresa nacional, Beatriz Paredes Rangel, sea quien coordine los esfuerzos de la bancada priista en la Cámara baja.

Esa es una decisión que tiene que tomar en lo personal la política tlaxcalteca, pero es algo que no se trató en este encuentro, precisó.

Durante la reunión a puerta cerrada, dijo que se hizo una reflexión sobre el pasado proceso electoral y el compromiso de trabajar por México.

A su vez, el gobernador de Colima, Silverio Cavazos, reconoció que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se ha venido recuperando en el ámbito electoral pero todavía tiene que trabajar mucho más para recuperar la confianza "y no dormirse en los laureles".

A partir de los resultados en los comicios del 5 de julio, el partido tricolor es la primera fuerza en la Cámara de Diputados, lo que los obliga a trabajar más en favor de la sociedad, resaltó.

Cavazos Ceballos rechazó que se hayan dado jaloneos en el cónclave, pues fue un encuentro para realizar un análisis muy serio de los resultados y en el cual todos salieron contentos.

Sigue
Reconoce PRI que... dos... contentos

Se hizo un reconocimiento al liderazgo de Beatriz Paredes, pero en ningún momento se planteó el tema de sustitución, dijo, al mismo tiempo que negó se pudiera dar un cogobierno en México, pues se cuenta con un régimen presidencialista.

Justificó que Eduardo Bours haya sido el primero en salir de la reunión, tenía un compromiso, se entiende bien en el partido lo que pasó en Sonora que se le atribuyó al gobierno estatal, algo que no es de su responsabilidad. "A no ser que vayan a sonorizar al IMSS", ironizó.

Es importante que en el PRI no se generen egolatrías, "ahora sabemos que la voluntad popular no es eterna", reconoció.

En la sede nacional del PRI, el gobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza, dijo que más adelante se habrá de revisar dónde conviene más el trabajo de Beatriz Paredes, si en el partido o en la Cámara de Diputados.

Por su parte, el secretario general del partido tricolor, Jesús Murillo, sostuvo que se hizo un análisis completo sobre el proceso electoral, y aseguró que hay unidad del priismo para trabajar por México.

A este encuentro asistieron además de 17 gobernadores priistas los coordinadores de las bancadas del PRI en la Cámara de Diputados, Emilio Gamboa, y de Senadores, Manlio Fabio Beltrones, siendo el gran ausente el mandatario de Quintana Roo, Félix González Canto.