Mayté Parro
Monclova, Coah.- A tres años del asesinato de la enfermera del Hospital Libanés, Daisy Jaqueline Tabares Niño, cometido con gran saña y ferocidad presuntamente por el trailero Edgar Alvarez Alvarado, alias "El Fresco", el próximo 23 de octubre a las 23:00 horas el Juzgado Segundo Penal revivirá el caso, al ordenar la reconstrucción de los hechos.
Hiradier Huerta, juez segundo penal, informó que a petición de la defensa del presunto asesino, Antonio Liñán, se citará a los testigos.

El homicidio calificado cometido con gran violencia, ferocidad y alevosía, ocurrió la madrugada del 21 de septiembre de 2004, cuando la enfermera se desempeñaba en el tercer turno en el Hospital Libanés, en calle Cuauhtémoc del sector El Pueblo, encontrándose a solas y sin servicio telefónico, lo que le impidió pedir auxilio.

Tras la captura de "El Fresco", a quien el juez segundo penal le dictó auto de formal prisión el pasado 22 de julio, será del 22 al 23 de octubre cuando se desahoguen las diligencias, entre ellas inspecciones del lugar y la reconstrucción del caso, para lo cual esta semana se citará al propietario del hospital, de quien se sabe cerró el lugar y vendió el inmueble.

"La inspección del inmueble y la reconstrucción de los hechos son con la intención de ver los métodos de prueba que está solicitando el defensor y ver qué es lo que quiere que visualicemos y nosotros podremos advertir qué circunstancias se tienen de cómo se dieron los hechos y la visibilidad", declaró.

En el sitio se contará con peritos de la PGJE, los testigos auxiliares para corroborar y verificar todas y cada una de sus versiones testimoniales en relación con ese radio de acción.

¿Quién lo delató?

Entre otros de los elementos que influyeron en el auto de formal prisión fueron las declaraciones de la testigo Daniela Irlanda González Riojas y Rosa González Vázquez, la primera, quien declaró ante el juez haber visto a Usbelia Izáis que estaba en el teléfono público cerca del Hospital Libanés, quien a su vez vio a Edgar Alvarez "El Fresco" salir de la clínica y luego subir a la camioneta estacionada afuera del hospital.

En el caso de la otra testigo, Rosa González Vázquez, vecina de Usbelia, quienes viven por la Ciudad Universitaria, al norte de Monclova, declaró que una noche escuchó que Usbelia era golpeada por su amante Édgar, a quien le gritaba que iba a decir todo sobre la muerte de la enfermera.