El Universal
El presidente de la Junta de Coordinación Política, Gustavo Madero, afirma que la reducción de 250 millones de pesos en los recursos de la Cámara Alta obligará a este poder a implementar un plan de austeridad
El recorte de 250 millones de pesos al presupuesto del Senado para 2010 obligará a este poder a reducir el número de viajes internacionales,plantear reducciones al salario de los senadores, de entre 7 y 10%,además de reducir el gasto corriente, reconoció el coordinador del PANy presidente de la Junta de Coordinación Política, Gustavo Madero.

Dijo que el recorte aplicado por la Cámara de Diputados no pondrá enpeligro la construcción de la nueva sede para el próximo año.

Confirmó que no se disminuirá el número de comisiones del Senado, como se había planteado.

"No es básicamente el mecanismo óptimo para eficiencia presupuestal eldisminuir comisiones, sino más bien gasto corriente", dijo.

En torno a los recursos que tendrán para 2010, Madero indicó que elrecorte de aproximadamente 7% al presupuesto obligará a la mesadirectiva y al comité de Administración, analizar dónde aplicar ladisminución de recursos.

Adelantó que hay áreas de oportunidad, como los viajes internacionales,el gasto corriente, y la reducción de sueldos, así como las asesoríasjurídicas.

En cuanto a la construcción de la nueva sede, se redujeron 50 millonesde pesos, de los 850 millones requeridos; al respecto, Madero aseguróque la obra no se verá en peligro, pero tendrá que hacerse más conmenos.

Dijo que se tendrá que hacer un ejercicio de eficiencia y racionalidad para 2010.

"No se ve en peligro se tiene que hacer más con menos", dijo.

Se pronunció por no retrasar la obra, la que se prevé estrenar el próximo 1 de septiembre.

"Se tiene que hacer con eficiencia, con recorte, con disminución, elaño pasado hicimos un esfuerzo de ahorro de 100 millones de pesos quese le transfirió a la nueva sede".