Antonio Ruiz
Saltillo, Coah.- Una lápida sumida en el abandono con un busto que a primera vista se adivina que nunca ha recibido una "manita de gato" y las palabras incompletas que señalan la tumba del general Francisco Coss fue el marco para el homenaje de este héroe revolucionario.
El orador, Armando Luna Canales fue el primero en hablar.

"Recordar al general Francisco Coss es evocar a la educación pública que surgió de la Revolución Mexicana para sacar al pueblo, a los campesinos y a los obreros del atraso del que se encontraban", dijo al intervenir en el XLVI aniversario luctuoso del héroe en el evento organizado por el PRI

El director jurídico del Gobierno del Estado, Luna Canales, agregó que esa educación ha servido para que en este país se dé la mayor movilidad social que ha existido en su historia. Funcionarios estatales, el alcalde Fernando de las Fuentes y priístas encabezados por Rubén Moreira Valdez estuvieron presentes en la ceremonia que se llevó a cabo ayer ante la tumba que guarda los restos mortales del general, en el Panteón Santiago.

Feo panorama

En el lugar se pudo apreciar que esta tumba no es la única sin atención; la basura, algunas lápidas quebradas y hierba crecida son el panorama que domina.

Logros revolucionarios

Al continuar Luna Canales con su intervención, señaló: "Tenemos que recordar también que la Revolución Mexicana fue para que los trabajadores el día de hoy tengan una jornada mínima, tengan un derecho a la repartición de utilidades y otras prestaciones sociales.

Historiador payaso

"Porque luego se nos olvida y damos las cosas por hecho, y sencillamente esto no es así, y si dejamos de recordar al general Francisco Coss, la Revolución Mexicana y el sacrificio que ellos hicieron y vamos a ver como normal lo que tenemos, entonces vamos a olvidar el riesgo, las tentaciones y los impulsos que el día de hoy existan para volver las cosas a como estaban antes de la Revolución Mexicana.

"Recordar al General Francisco Coss y a la Revolución Mexicana no sólo es un privilegio que tenemos los que somos herederos de ese régimen revolucionario, sino que es una obligación que tenemos.

"Incluso hoy tenemos, y lo comentaba con el profesor Arturo Berrueto, un payaso -se refería al historiador y economista Macario Schettino-, que manejó que la Revolución Mexicana no existió y hay que reescribir la historia porque el movimiento armado nunca se llevó a cabo.

"De ahí que es nuestra obligación que estemos este domingo recordando que la Revolución Mexicana existió, porque en caso contrario tampoco existió don Venustiano Carranza, el general Francisco Coss y tampoco existiríamos muchos de los que estamos aquí", concluyó.