Universal
La historia del futbol está llena de episodios negros, por diagnósticos médicos fallidos.
Igual que Puerta, Landín tiene antecedentes de convulsiones.

Igual que Puerta, Landín tiene 22 años, y al igual que el jugador del Sevilla, Landín no presentó anomalías en los estudios médicos y se le dio luz verde para seguir jugando.
Ayer, el médico del Tri, Roberto Rodríguez, informó que no hubo ningún problema en los análisis que se le practicaron a Landín.

"El jugador se recuperó y puede hacer su vida normal sin ningún riesgo, sólo debe reposar", indicó.

Cómo lo vivió Landín

Las muertes súbitas que han aparecido en diversos campos han aumentado, y la más reciente, -la del sevillista Antonio Puerta-, volvió a la memoria de los aficionados luego de la crisis convulsiva que sufrió Angel Landín el jueves.

El atacante del Morelia no recuerda lo que sucedió durante la crisis. Lo único que sabe es que, después de bañarse, se dirigía a desayunar con su compañero de cuarto, Édgar Castillo, cuando repentinamente se presentó el problema. "Venía bajando con Castillo por la rampa, pero ya no recuerdo nada hasta que desperté en la cama.

Me siento bien, se manejó que fue una cuestión derivada de estrés o presiones, pero en cuanto a un tumor no hay nada y dentro de todo estoy contento por eso", aclaró antes de abandonar la concentración para viajar a Morelia.

"Me acaban de entregar los resultados y todo está normal, pero hablando con el doctor y con Hugo (Sánchez) voy a parar unos días para después hablar con el médico de Monarcas".
"Me siento mal porque quería estar aquí, quieras o no te afecta no poder competir por un lugar,", manifestó.

Agregó que en los últimos 12 meses no se le presentó ningún evento; espera que sea la última ocasión que sufra una crisis convulsiva.

Al margen de los exámenes hechos y de las opiniones médicas, nadie deben olvidar el ejemplar caso de Antonio Puerta, y la larga lista que lo precede.