México, D.F. .- ¿Podría Facebook, red social que tiene tres años de fundada y fue la compañía de Internet más dinámica del año pasado, quedar pronto tan pasada de moda como AOL? A principios de la década de 1990 éste era un servicio popular en línea, pero restringido por cuestiones de propiedad. Luego el navegador Netscape hizo la web accesible para todos, y hoy AOL es una filial inútil de un conglomerado mediático. Puede que en las redes sociales en línea acabe de ocurrir otro momento así.
El primero de noviembre, una alianza entre Google y otras firmas anunció un plan para volver las redes sociales tan abiertas como hizo Netscape con la web. El grupo emitió un conjunto de normas, llamado OpenSocial, que permite a los desarrolladores de software escribir aplicaciones que funcionen en cualquier red social participante. Hasta ahora estas redes son Orkut, de Google; Linkedin, Ning, hi5, Friendster, Xing, Plaxo y algunas otras. Juntas tienen unos 100 millones de usuarios, lo doble que Facebook. Oracle y Salesforce.com, dos empresas de software para negocios, también apoyan las nuevas normas.

Este enfoque contrasta por completo con el de Facebook. En mayo este sitio comenzó a permitir que programadores externos escribieran aplicaciones para sus páginas, pero los obliga a aprender un nuevo lenguaje de su propiedad para hacerlo, de modo que esos programas sólo corren en Facebook. Gracias a la popularidad del sitio, eso no ha desalentado a los desarrolladores, pero ahora también cuentan con la opción de incorporar sus creaciones (widgets) sin mayor esfuerzo a muchas otras redes. Los principales desarrolladores de programas para Facebook, como Slide, iLike y RockYou, ya declararon que aprovecharán la oportunidad.

Marc Andreessen, cofundador de Netscape en los años 90 y cofundador de Ning, una de las asociadas de Google, cree que el enfoque OpenSocial es bueno para casi todo el mundo. En primer lugar, es "muy, muy bueno para la web". En segundo, lo es para los desarrolladores de Facebook, porque ahora pueden distribuir sus widgets en todas partes. En tercero, es bueno para quien desee convertir un sitio web en un widget de OpenSocial, lo cual es muy fácil.

En cuanto a Facebook, reconoce Andreessen, "probablemente prefiera dejar esa restricción de propiedad", como hizo AOL, pero no necesita ser tan lento como AOL para adaptarse a un mundo abierto. Si la apertura significa que las redes sociales se vuelvan tan dominantes como la web en los años 90, todas las redes podrían salir ganando. Entre tanto, Facebook parece disponerse a revelar una nueva iniciativa sobre publicidad en línea, campo dominado por Google.