Notimex
El cambio climático podría reducir el crecimiento económico mundial en una quinta parte y afrontar el fenómeno costaría a la humanidad uno por ciento del PIB global al año, señaló el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública.
En el estudio "Cambio climático", el centro indicó que de no hacer nada para evitarlo el precio para la humanidad aumentaría entre cinco y 20 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) global.

Precisó que México emite 1.5 por ciento de los gases que generan el calentamiento global, de los cuales 14 por ciento se deben al cambio constante del uso de suelo.

El informe indicó que en la actualidad México lanza a la atmósfera más de 643 millones de toneladas de bióxido de carbono (CO2), lo que ubica al país en el lugar 15 a nivel mundial en la emisión de gases de efecto invernadero.

Alertó que la República mexicana es más vulnerable al fenómeno al situarse en zonas que serán impactadas por sequías, inundaciones, fenómenos meteorológicos extremos y cambios intensos en ambos litorales.

Otro factor es que el país cuenta con estructuras económicas y sociales débiles que podrían acentuar todavía más las desigualdades entre la población, abundó.

Destacó que de acuerdo con el Instituto Nacional de Ecología y la Secretaría de Medio Ambiente, un aumento de entre tres y cinco grados centígrados en promedio a nivel mundial afectaría de forma importante a México con sequías en 50 por ciento de las tierras cultivables.

El estudio precisó que producto de la sequía, la deforestación y la erosión ya se encuentran problemas de desertificación en Hidalgo y Nayarit, pudiéndose manifestarse en Colima, Jalisco y Querétaro.

También se reducirían las precipitaciones 15 por ciento en regiones del centro, y menos de cinco por ciento en el Golfo de México; a nivel nacional se proyecta una disminución de 10 por ciento anual en la disponibilidad de agua.

El fenómeno también afecta la fauna ya que para 2050 podría haber un incremento significativo de los casos de extinción de mamíferos, aves y mariposas que habitan el territorio nacional.

Dichas situaciones extremas, advirtió, traerían problemas sociales con repercusiones a la salud de la población a consecuencia de las temperaturas elevadas y las condiciones de humedad, que provocan enfermedades como el dengue y el paludismo, entre otras.

Sigue
Reduciría cambio... dos... otras

De la misma forma ante situaciones de inundación y hambruna, a causa de fenómenos meteorológicos y bajas en la producción de alimentos, puede suscitarse un movimiento migratorio importante de las áreas rurales a las urbanas.

Esto podría traducirse en desempleo, marginación, hacinamiento y diseminación de enfermedades en las grandes ciudades, precisó el texto, el cual añadió que en el aspecto económico México se vería altamente impactado en sectores como el turismo.

Ante ello los especialistas en la materia consideran indispensable poner un alto a la destrucción masiva de bosques y selvas mediante una política de conservación, restauración y recuperación del ambiente.

También se requiere aprobar leyes y presupuestos para elaborar proyectos de generación de energía renovable que no dañen al planeta, apoyar al campo utilizando fertilizantes que no contengan óxido nitroso y sistemas de irrigación que no dañen los ecosistemas.