Por Héctor Alvarez/Notimex
Santiago Yogana, Oaxaca.- El presidente Felipe Calderón Hinojosa reconoció que México tiene una enorme deuda social con los más pobres y definió a su gobierno como uno que los apoya y está comprometido con la superación de la pobreza.
El titular del Ejecutivo dijo que está convencido de que el principal reto de la política social es que cada quien tenga la posibilidad de superar sus condiciones de pobreza y las de su familia.

Acompañado por el gabinete de Desarrollo Social, el mandatario presentó el Plan Sectorial respectivo, mediante el cual se planea reducir en 30 por ciento la población que se encuentra en pobreza extrema, y "abrirles la puerta de la educación, la salud, los servicios y el acceso a la vivienda".

"De nada sirve que la Constitución diga palabras muy bonitas, que los legisladores proclamen leyes muy resonantes acerca de los derechos de la gente, si al final de cuentas y en concreto, día con día la gente no tiene para vivir", subrayó.